El legado de Thor Hushovd

0
26
vistas

Kristoffer Skjerping fue medalla de bronce sub 23 en los Campeonatos del Mundo de Ponferrada hace escasamente una semana. Al concluir, emocionado por su logro y el de su compañero, Sven Erik Bystrom, que fue oro, dijo que “el ciclismo noruego está creciendo año a año y esta victoria es muy importante. Debemos mucha parte de este éxito a Thor Hushovd. Él es un espejo en el que mirarnos porque ha hecho mucho por el ciclismo de nuestro país”.

Así es, Thor Hushovd es el espejo de ese país nórdico, potencia en las olimpiadas invernales, grande, gélido y despoblado por sus mansos terrenos, que en lo que a ciclismo se refiere saca pocos pero muy buenos ciclistas. El gigantón noruego también ha dejado la bicicleta, y como Cadel Evans, envuelto en la discreción y medio olvido generalizado. No conviene omitirlo, hablamos de un campeón del mundo y ganador de catorce etapas en grandes vueltas, de ellas diez en el Tour, tres en la Vuelta y una en el Giro. Poca broma.

Pero si algo ha distinguido a Hushovd, como al ciclismo noruego, ha sido su parquedad y excelente fijación de objetivos. Desde 2011 Noruega ha ganado seis etapas en el Tour, por tres de España (Luisle, Samuel y Valverde). Ese año ganaron a pares Boasson Hagen y Hushovd. En este último Tour, Alexander Kristoff, ciclista con nombre de vodka de la madre Rusia, se hizo con otro par. Así son ellos, ganan poco pero selecto y si es posible a pares. Como diría un ruso en un outlet: “Give me two”.

Volviendo a Hushovd, el ciclismo se despide de un ciclista de físico envidiable e imagen intachable. Entró como pro en 1998, nada menos. Desde entonces, como Voigt, ha sido testigo directo de las sacudidas que han embestido al ciclismo, sin ir más lejos su pan. Sin embargo, por lo que fuera, siempre ha mantenido una áurea de “limpio”, de ajeno a los escándalos que le rodearon pero rara vez le señalaron.

Su poder en ciertas llegadas impresionó. Su corpulencia y altura imponían, luego estaba una tremenda potencia que le llevó a ganar diez etapas, e incluso ser líder, en el Tour. En éste ganó una de las últimas etapas que atravesaron el adoquín. Bajo las torres de las minas de Arenberg que forjaron la figura de Stablinski, el noruego ganó una etapa que tuvo el acicate de ver como Fabian Cancellara sacrificaba cualquier brillo personal en pos de Andy Schleck.

Ahí quizá residiera la clave, porque la clásica que siempre ansió pero nunca ganó –no como profesional-, quizá porque no hizo méritos suficientes, fue la París-Roubaix, una carrera en la que llegó a enervar al citado suizo por su táctica conservadora y a la contra. Por suerte el adoquín acostumbra a premiar a los valientes, digo acostumbra, y Hushovd nunca corrió a lo grande el infierno del norte.

Al contrario que Evans, Hushovd no deja un panorama difícil en lo suyo para los noruegos, Alexander Kristoff parece una réplica suya: cerebral, certero, siempre en el sitio, casi siempre ganando. Luego está Boasson Hagen que entre una cosa y otra ha preferido dar un pasito hacia atrás pero dejar la órbita asfixiante del Team Sky. No olvidemos que en Ponferrada entre los cinco primeros hubo tres noruegos: campeón, bronce y quinto, que responde al nombre de Sondre Engel.

Son pocos, pero muy buenos. Como Dag Otto Lauritzen, ganador de una etapa en Luz Ardiden, el año antes de que lo lograra Lale Cubino, y de otra en la Vuelta, camino de Santander en medio del diluvio universal cuando la grande española se corría en abril. Con el tiempo estuvo Kurt Asle Arvesen, campeón mundial sub en San Sebastián, que no dio más allá de lo que se preveía, al margen de dos etapas en Tour y otra en Giro.

Sin Hushovd, ni Evans, el ciclismo seguirá pero pierde dos buenos ejemplares.

INFO

culotte

El culote largo de invierno Q36.5 Fleece Tights está concebido para un tipo de entrenamiento de invierno diferente. Para ciclistas que buscan un culote largo confortable térmico y duradero. Hemos empleado una combinación radical de tejido pero ligeramente diferente, un forro denso con una parte posterior de poliéster y poliamida, manteniendo el mismo patrón ergonómico y características de diseño que elLong Salopette, somos capaces de ofrecer un culotte largo de invierno, con una sensación más tradicional, térmica, duradera y funcional- disponible en u51pro San Sebastián, Madrid o enwww.mikelkolino.com.

Publicidad

Deja un comentario