El límite de las reivindicaciones ciclistas

0
8
vistas

Albert García es una persona bastante conocida en el círculo de los ciclistas urbanos de Barcelona. Su enconada dialéctica respecto a la distinción de lo que es cicloturismo y ciclodeporte ha sido uno de los argumentos que más veces le he escuchado defender y con razón, porque aquí siempre hemos lamentado que marchas cicloturistas, son espíritu festivo, se conviertan en trampas donde te meten cuneta y te sacan de punto.

He visto estos días, principalmente el martes y miércoles, la noticia, en bucle, del ciclista que se metió en una ronda de Barcelona y circuló a rebufo de un autobús durante un rato a casi 70 kilómetros a la hora. 

Publicidad

Las imágenes causan pavor, auténtico vértigo. Curiosamente las grabaron desde dos coches diferentes y el estruendo que se ha montado es importante. El ciclista, cuya identidad no se conoce, se la ha jugado mucho, pero que mucho. Cualquier tontería, cualquier cambio de velocidad o giro mínimamente brusco le habrían valido un accidente del que dudo mucho que saliera ileso, y lo que es peor, habría causado el caos en una vía suburbana.

Preguntado por este ciclista, en los micros de TVE, García admitió “la bestialidad de la situación pero aprovechó para clamar que “si las vías convencionales estuvieran bien, el ciclista no se vería obligado a ir por ahí”.

Hombre, creo que en la vida hay miles de alternativas a ir a 70 km/h tras un bus, incluso hasta la opción de ir en transporte público, si la ruta para ir a tu destino no es “ciclable”. No creo, sinceramente, que le haga un favor al colectivo reivindicar en un momento donde cabe admitir el tremendo error del ciclista.

No obstante, tampoco sé cuán grande es la densidad informativa de los telediarios de TVE estos días para repetir en bucle, en su canal 24 Horas, continuamente esta noticia justo detrás de unos chavales que bajaban Sa Calobra en patinete. El que la vea por la noche apurando el yogurt de la cena y la retome por la mañana, rebañando la mantequilla de la tostada, pensará que todos los ciclistas son unos irresponsables y que nuestros conductores van con el móvil grabando mientras conducen. Ni uno, ni lo otro.

Imagen tomada de www.enbicipormadrid.es

Deja un comentario