El mal trago de sudar en una bicicleta

0
7
vistas

El largo y crudo invierno, las mañanas de rasca que atenaza, viento, agua e incluso nieve, que en algunos lares se instaló por semanas y casi meses, ya son historia. Aunque la primavera se distingue por las sorpresas en lo climatológico, no es descabellado pensar que lo peor ha pasado y según avancen los días y las semanas, la temperatura irá hacia arriba irremisiblemente.

En España el verano es especialmente caluroso en muchos sitios, húmedo en otros y seco y rudo por ciertas zonas. Aunque parezca mentira coger la bicicleta en estas circunstancias, más en ciudades cargadas de cemento e irrespirables aceras, junto a las inevitables cuestas, no es el plan que más apetezca y pasa lo que pasa, que el sudor aparece y el placer de montar en bicicleta en los desplazamientos diarios, desaparece.

Como bien cuentan aquí, sudar en la bicicleta es la excusa número uno para no ir sobre ruedas al trabajo. Si se toman precauciones veréis que ese pretexto puede ser inútil.

Como ya hicieron para hablarnos del frío, desde Barceloneta Bikes vuelven fuerte a estos #JuevesUrbanos para darnos unas claves que nos ayuden a evitar que el sudor y el sofoco de la bicicleta en verano sean motivos para esquivar la flaca. Por ejemplo, cuando salgáis de casa, hacedlo más tiempo y previsión, evitar las prisas es el primer punto para no forzar más de la cuenta. Si salís disparados, romper a sudar es lo más normal.

Además si se sale con más margen, es posible que evitéis unas cuantas cuestas y se pueda escoger el camino menos complicado, aunque ello puede significar más tiempo. Por otro lado, llegar antes al trabajo puede proporcionar el rato que permita refrescarse y airearse para entrar por la puerta medianamente aseado. Si a ello se le añade que se hagan los últimos kilómetros con más tranquilidad tenemos opción de que los calores se pasen antes.

Es importante no ir cargado. Llevar lo indispensable encima. No llevéis mochilas ni bolsas ni nada que vaya pegado al cuerpo, que le evite transpirar, pues es un reclamo para acabar sudado e incómodo. Instalar un portabultos en la bicicleta puede ser una buena opción para llevar las cosas del día a día sin necesidad de cargar con ellas. Además bolsas y mochilas de este tipo hay muchas, de variados colores e incluso pueden quedar bien con la bicicleta.

Aunque suene raro es importante no picarse con cada ciclista que se cruce en vuestro camino. Parece increíble pero montar una bicicleta a veces nos despierta el crío que llevamos dentro y seguir a éste o a aquel se convierte en una repentina cuestión de honor. Picarse no es necesario, incluso es saludable no hacerlo pues implica disfrutar del trayecto.

En cuanto a la ropa, que sea siempre ligera y transpirable. Sí, evitar las prendas ajustadas que impiden la refrigeración. Ello añadido a la correcta elección de la ruta, que evite las zonas soleadas –en la medida de lo posible- puede evitaros el mal trago de sentiros sudados, si bien siempre puede haber una última carta, el “comodín del público”, llevaros una camiseta de recambio. Eso os asegura estar secos….

Imagen tomada de www.youvity.com

INFO

… y si queréis una bolsa para evitar sudores inapropiados 

2Organiza y lleva todo lo que necesitas en desplazamientos diarios por la ciudad. Mantén los bolsillos de los pantalones libres para pedalear con más comodidad. Una bolsa de tamaño mayor que te permite llevar tu Tablet, libros, libretas y otros enseres.

Deja un comentario