El match ball no parece estar en la Bola del Mundo

1
1
vistas

Hace dos años la Bola del Mundo hizo las delicias de todos los grandes cicloturistas madrileños que vieron como su más singular rincón se integraba en la mejor carrera a la que podía optar. La historia fue perentoria. Ezequiel Mosquera inscribió su nombre no sabemos si con fortuna pues poco después saltaba su positivo, o no negativo, o no no positivo, o quién sabe qué. De aquella historia de héroes y saltimbanquis que nos dio la Bola no sabíamos qué lectura extraer. Bueno sí una, que el antidopaje no se ha encargado de amilanar: Vincenzo Nibali sigue siendo ganador de aquella edición a espera de que un control retroactivo alimente dudas.

Hazaña estéril

La Bola del Mundo es la culminación a las cuestacas de esta Vuelta de 2012. Dicen, dijo en concreto Purito, que “le recuerda a las carreras de Perico” por la expectación levantada y demás. Todo contribuye. El cartel presenta el único nombre, desengañémonos, que atrae ,masas a las cunetas, Alberto Contador. La organización se puede esmerar en traer a Vandenbroeck, Froome incluso Purito y Valverde, que al español medio, el que puede decantar la balanza comercial del sector, se la pela. Luego también está la apuesta de retransmitir la carrera por La 1, más audiencias, mejor escaparate y sobre todo la sensación de que el ciclismo es el último reducto deportivo que le queda al gran ente tras la pérdida en cascada de grandes acontecimientos. Eso sí, rogamos un comentario o aclaración sobre lo qué pasó con la retransmisión de Fuente Dé y de por qué no se conectó antes.

Pero que no se engañe Purito, ni aquellos que creen que esto ha dado un giro. Si Unipublic el año que viene no reúne el cartel de este año con el panel de cuestarracas propuesto esta vez veremos cuán infiel es el gran público, quien sólo parece aguantar las vejaciones del fútbol y su rodillo mediático para seguir apegado a algo, si bien está por ver cuál es el Rubicón para que den carpetazo también al deporte de la pelotita.

En la Bola del Mundo, un sábado de sobremesa, con películas de gladiadores y melodramones en otras cadenas, ver una batalla real, librada en tu país, quizá pocos kilómetros de casa, signifique quizá las mejores audiencias de la carrera. Y eso que las cosas parecen muy encarriladas para Alberto Contador, artífice de la única gran gesta de la carrera de los muros y paredes. Sea como fuere ver a un puñado de esforzados retorcidos sobre la bicicleta siempre es atractivo.

  • Carolina

    De la Bola del Mundo, la última "cuestaca" de esta Vuelta a España, me quedo con la cantidad de aficionados intentando subirla, incluido niños de menos de 10 años, ese afán por intentar inmolar a los profesionales.
    Que esta Vuelta se ha pasado en cuanto a etapas de montaña, no cabe la menor duda; pero ha abierto "la caja de Pandora" de lo que al gran público le atrae.