El misterio del ciclismo vasco

1
3
vistas

Sin ninguna duda ese es el objetivo. Sería la culminación de la primera parte que queremos hacer. El proyecto tiene que ir encaminado a correr las mejores carreras del mundo, con tranquilidad, pero aspirando a que eso sea una realidad, y es por lo que estamos trabajando. No va a ser fácil, pero tenemos intención de llegar al Tour de Francia con un equipo como el que fue Euskaltel, y a partir de ahí asentar una base para que el equipo continúe. Una vez llegado ese momento lo más difícil ya estará hecho

Este largo entrecomillado es la guinda de la entrevista que le hacen en Vavel a Jon Odriozola, garante del proyecto Murias, que en este blog siempre nos ha encandilado. Ni corto ni perezoso clama su anhelo, ser el nuevo Euskaltel -aunque las formas aconsejen llamarlo Fundación Euskadi-, lo hace a los cuatro vientos. Quiere que la marea que un día fue naranja, sea ahora verde.

Odriozola es un tipo encantador, se dice soñador y hace bien en serlo, porque en este mundillo o te mueve algo metafísico o es difícil tragar los sapos que te cuelan. Odriozola no quiere más presión que la que él imponga, sabe que ganar no lo es todo en un deporte que sí, tiene muchas competiciones, pero que marquen la diferencia, pocas, y encima a ellas acuden los mejores con lo mejor, que no es poco.

Este ultimo año he tenido ocasión de hablar con calma, no mucho rato, pero sí sin distracciones con tres personas clave en la salud del ciclismo vasco, Miguel Madariaga, Igor González de Galdeano y el citado Odriozola y una conclusión subyace: hay una mano negra, algo etéreo que todos nombran, pero nadie señala, que impide el éxito de un proyecto. Madariaga la denuncia e Igor dice que a Odriozola le será difícil sortearla. Llamadlo cómo queráis “los hijoputa”, “palos en la rueda”,… nada concreto, todo en general.

Cuando veáis la próxima Vuelta al País Vasco con las cunetas rebosantes, cuando escuchéis “replays” de Carlos de Andrés diciendo que “en Euskadi siempre tendréis un equipo en el máximo nivel”, cuando os hablen de la pasión vasca por este deporte, pensar que, por no sé qué oscura razón, no hay empresas que inviertan en algo que está tan adentro de esa maravillosa tierra y su gente, es increíble pero es así. De poco sirve llenar cunetas, de enloquecer al personal si no se capitaliza.

Por eso, al final, nos quedamos con el discurso de Jon Odriozola, porque o eres un soñador que plasmas tus ideas poco a poco y con exigencia o la propia jungla que es todo esto te devora como le pasó a Igor (de 100 llamadas diarias a ninguna). Si me pedís opinión pues que esto es política de “tierra quemada” si yo no puedo, el de al lado tampoco y convendría mirar un poco más allá, por el bien común con un proyecto que integre. No sé si es mucho pedir.

Bienvenidos al deporte profesional, donde nada es lo que parece pero que a todos nos deslumbra. 

Imagen tomada de Team Sky

INFO

Desde el Hotel Rh Bayren & Spa, le ofrecemos la posibilidad de disfrutar de todo tipo de rutas ciclables , tanto de carretera como de montaña. Proponemos rutas abiertas a su gusto, y rutas “a medida”

1 COMENTARIO

  1. El verdadero misterio del ciclismo vasco es por qué todo el mundo está contra el límite de edad en aficionados y nadie hace nada para quitarlo… Y la respuesta es siempre la misma: el cáncer del ciclismo vasco se llama Jose Luis Arrieta, persidente de la ETxF

Deja un comentario