El Mortirolo como prueba de limpieza

1
5
vistas

Existe en el ciclismo una conciencia invisible, que no se plasma en papeles, ni reglas oficiales, pero que sí se transmite verbalmente, incluso hoy en día por redes sociales. Esa conciencia se materializa en un hecho, el comparar la velocidad de las ascensiones entre épocas para demostrar que este pelotón va más o menos limpio que el de antaño.

Ocurrió ayer en el Mortirolo, uno de esos puertos que son TT por delante de los propios ciclistas y que se descubrieron a inicios de los noventa y que por tanto acuñan una leyenda reciente y casi negra por tratarse de la época que se trata.

4

El listado de velocidades de ascensión al Mortirolo se pone como prueba del algodón de que el ciclismo hoy es más limpio que el de hace veinte años. Posiblemente lo sea, quiero pensar que lo es, sobretodo porque al menos el tema de la limpieza es recurrente, incluso en personas que representan todo lo contrario, sin embargo ceñirnos a la velocidad del Mortirolo es como agarrarse a un clavo ardiendo.

2

Alberto Contador en su terrible remontada del martes ascendió casi tres minutos y medio más lento que el trío Gotti-Heras-Simoni, ascensión perpetrada el mismo día que Marco Pantani fue expulsado de la carrera. Si Pantani en esa edición les dejaba de rueda cuando le convenía, cómo habría subido de haber completado aquella etapa.  La segunda ascensión mas rápida también la protagoniza Ivan Gotti, esta vez con Pavel Tonkov en 1996, cuando el ruso se cargó las opciones de Abraham Olano. Es curioso que un ciclista como Gotti, biganador del Giro, se arrogue las dos ascensiones más veloces, incluso por delante de la tremenda que protagonizó el propio Pantani en 1994 atacando desde abajo. Gotti fue un buen escalador, tipo discreto, una hormiguita, pero verle en esos niveles asusta.

Sin embargo llama la atención que la cabalgada de Ivan Basso, en vísperas de estallar la Operación Puerto, en 2006 sea la cuarta más rápida, por muy poquito a la de 2010, por sólo siete segundos, cuando hace cinco años se le tenía por agua clara. Si hasta el propio Basso admite que su periplo en rosa por el Mortirolo era como asistir a un circo de elefantes de tres cabezas.

Y la prueba de las pruebas de que comparar no es de recibo, la subida de 2008, la del primer Giro de Contador. Se tiene como la octava más rápida, incluso por detrás de la de ayer, y sin embargo en ese grupo iban ciclistas como Emmanuelle Sella y Ricardo Ricco, dos ciclistas en tema de dopaje fueron un 11 en una escala del 1 al 10.

Como dije, arriesgado comparar…

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

1

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

1 COMENTARIO

Deja un comentario