El Movistar y su trampa

0
4
vistas

El viernes por la tarde, una vez finalizada la carrera Laura Messeger se paseaba por la rebotica del Giro sondeando el ambiente y acabó, como no podía ser de otra manera, entre los coches y bus del Movistar. No había otra, estaban celebrando, algo confundidos, a la vista de las caras de Chente García, el rosa de Andrey Amador mientras no sabían cómo explicar la sucesión de acontecimientos que acababan de presenciar como si lo que estuviera pasando en la carrera, lo que vemos por la tele, no tuviera que ver con ellos o se les escapara de las manos.

Mucho me temo que la maglia rosa de Amador, un hito para el ciclista y un país como Costa Rica, que se nutre de pequeñas gestas en lo deportivo, será lo único que se lleve en limpio el equipo azul de este Giro. Sí, bueno, es posible que caiga alguna etapa o que incluso pisen el podio con algun ciclista, tras la cronoescalada no es descabellado que Alejandro Valverde lo logre.

Sin embargo cuando uno juega a ser el mejor equipo del mundo nos parece poca miga para tanta molestia. Cada mes de febrero, cuando el conjunto hace su puesta de largo, Eusebio Unzue habla de excelencia en todo, en los corredores, en la ropa, en la tecnología, en el sexo de los ángeles,… lo hace delante de los ejecutivos de la telefónica, que sonríen porque tienen la certeza de estar invirtiendo bien su dinero y en cuestiones de repercusión e imagen posiblemente lo estén haciendo, se vende un gran producto, otra cosa es cuando vemos lo que pasa en la carretera.

Movistar logra lo que logra, lo hemos dicho muchas veces, porque tiene un equipazo, sin nadie que le haga sombra en lo doméstico y muy pocos a nivel internacional. Sólo así se explica que un bloque que ha tenido la carrera a su merced durante seis etapas no haya sacado más que un paupérrimo día de rosa, ni una etapa, ni baza con opciones reales a la general.

Cuando Amador atacó con Valverde guardándole las espaldas, nos impresionamos de lo mucho que costó conseguir que los azules sacaran partido a tener dos ciclistas con opciones. Lo intentaron, sí, pero en el momento de culminar, en el momento de decirle a Visconti que se apeara de su bici para esperar a los compañeros que venían por detrás, lo echaron todo al traste. Es un ejemplo, hay varios.

Han tenido la carrera a su merced, podían haberle complicado mucho la vida a sus rivales, pero perdonaron –como perdonó el año pasado Astana a Alberto Contador– y cuando das vida a rivales que son buenos y no dudan te pasan a cuchillo. Ahí estuvo el Giau, el puerto en el que Valverde, que parecía enterísimo, cayó casi sin titubear, el puerto al que Amador se agarró tras un descenso suicida pero con las fuerzas muy venidas a menos. Valverde se justificó con “mal de altura”, en fin.

Lo que Movistar no ha hecho cuando el viento le soplaba a favor, debe hacerlo en la última semana con el sabor de fiasco recorriendo el paladar. Sinceramente, esto es como algunos en el fútbol, imponen su estilo y mueren con él, por eso no esperéis grandes cambios, el podio es ahora el objetivo.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Portabicicletas, cofres de techo, portaesquís, módulos portaequipajes y mucho más.  Si necesita llevarlo consigo, en Cruz tenemos el producto para transportarlo… de forma cómoda y segura.

Deja un comentario