El Mundial se gana con grandeza

3
4
vistas

En el último Tour Michal Kiatkowski corría como si no hubiera un mañana. Un día en una escapada, el siguiente en la otra, tiraba de Tony Martin, al otro día al revés. El polaco, joven, inexperto en apariencia, se fogueaba. Cogía forma y fondo. Mientras algunos no veían clara su estrategia, mientras decían que no podía ejercer de esta manera, él aprendía el oficio, y lo hacía desde adelante, con los mejores. Correr de forma pusilánime está de moda para algunos pero no para Kiatkowski.

El mundial de Ponferrada se decía que no tenía dureza, que en las subidas se podía seguir con comodidad la rueda delantera. Se presumía una llegada en gran grupo. Se señalaban favoritos, ciclistas que del perfil de Freire, el matador de antaño. Se dieron por hecho muchas cosas, muchas, menos una…

Lo que no se dio por hecho es que en un Mundial vienen los más grandes y que estos no están para bromas. Tras tiempo llamando a la puerta, Michal Kiatkowski está en ese círculo, pequeño, estrecho y angustioso, el de los mejores. Su ataque fue de grande, de veterano. A primera hora del Mundial, en esas vueltas que algunos consideran “de la basura” su selección trabajó con una fe que sólo podía denotar lo que pasó.

Porque el Mundial no es sólo cantidad, también es calidad. Suiza con tres, y entre ellos Albasini, se salió. España corrió con nueve ciclistas, pero ¿quién trabajó con efectividad ahí delante? Uno y medio: Jonathan Castroviejo y Jon Izaguirre. El primero es todo bondad y entrega por su líder, el otro todo clase y categoría. Ambos mantuvieron con vida al pelotón cuando los cuatro fugados, liderados por un imperial Alessandro De Marchi.

En el inicio de la vuelta final, Dani Moreno tomó la responsabilidad, sobre todo cuando Kiatkowski lanzó su ataque, un ataque que, al inicio del primer descenso, llevaba toda a intención del mundo. El madrileño del Katusha se hizo el sueco llevando la casaca española. Se hizo el sueco, o no quiso verlo, o quizá no tuviera fuerza. Ahí estuvo la calve, ahí estuvo la carrera.

España cumplió con su plan inicial. Como en los años de Freire. Entonces la premisa era llegar al sprint. Ahora conviene romper el pelotón con tiempo. En la subida al Mirador Purito abrió el camino a la reacción de los grandes. Cuando vimos que Van Avermaet, Gerrans, Gallopin, Gilbert, Breschel y Valverde formaban ese corte era obvio que el polaco iba a ser ganador.

Se dice que el trabajo de la selección española ha sido bueno. Cierto es que no ha sido malo, pero sí mejorable. Minguez tomó nota del desaguisado del año pasado pero en esta selección hubo corredores como Luis León Sánchez que poco menos que tuvieron unas vueltas remuneradas por Ponferrada. Cualquier comparación del murciano con el trabajo de Castroviejo es grotesco.

Valverde sigue engordando el récord de podios que ya tenía. Para muchos es algo muy grande y aunque lo sea, sinceramente, viendo al murciano en el podio, ilusión la justa. Valverde quema sus mejores años rondando el triunfo, pero nunca ha sido él quien ha dado el golpe definitivo. Miren a Rui Costa, a Kiatkowski, a Evans, a Ballan,… y díganme qué tienen ellos que no tenga Valverde. Ellos dieron el golpe cuando convenía, Alejandro no. Cabrá esperar a otro año, a un año en que dicen que el recorrido es de encefalograma plano. Los años pasan y ese portento que fue plata en Hamilton 2003 no es un crío.

Imagen tomada de www.ciclismointernacional.com

INFO

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

1nacex

– Se debe girar y desmontar el manillar

– Se deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. en 2003,valverde dio el golpe definitivo.batir a bettini y van petegem no es poca cosa…no gano por respeto a astarloa..y en 2004 mas aun…cuando pudo ganar el y curro para freire..y en 2005 no me digas…sin competir 2 meses por lesion va al mundial de madrid que no le favorecia y a falta de 300m era campeon..pero boonen le gana a 100m.siendo segundo en una volata con todos los sprinters ojo….es cierto que por errores suyos o mala suerte no ha podido ser mejor..en condiciones normales debio ganar en 2012 y 2013 como minimo…y en 2004…….ahi…ahi..valverde se ha ganado a pulso ser el corredor mas temido y vigilado en estas carreras..esa es su condena.que bajando no le iban a dejar atacar…kiato tenia un poco de mas libertad que el..y le salio bien..el oro de valverde por desgracia ya paso…lo tuvo en 2012,2013,2003…por eso es tan dificil ganar un mundial..porque genios como valverde,jalabert,purito,indurain,zabel,etc no lo tienen,y gente como brochard,ballan,etc si..asi es el deporte…2 mas 2 no siempre son 4

    • Deacuerdo contigo, amigo David, en cuanto a la vigilancia que reciben los corredores que se consideran principales candidatos a ganar un mundial.

      Seamos sinceros y justos, si por ejemplo Valverde o Cancellara o Rui Costa o uno de los grandes favoritos, salta al mismo tiempo que Kiatkowski, no llegan escapados a meta, porque el resto de selecciones hubiese tirado a muerte para que no se fueran. Kiatkowski es muy buen ciclista, pero no entraba en el saco de los que en teória eran los principales candidatos al triunfo.

      Y antes de que alguien se lo agarre con papel de fumar, este señor es merecido vencedor, ya que ha demostrado saber como y cuando atacar, además de tener fuerzas para ello. Pero en próximas ocasiones se verá si se le deja ir con tanta alegría.

Deja un comentario