El nuevo Tiago Machado

0
3
vistas

En la actual temporada estamos asistiendo al renacer de Tiago Machado. El portugués de 28 años llegó al equipo alemán NetApp-Endura en 2014, venido del WorldTour RadioShack, y aunque se podría pensar de un paso atrás en la carrera del ciclista ‘minhoto’, en esencia esto no es así.

Tiago es un guerrero, siempre lo ha sido desde sus tiempos jóvenes. Impulsivo en su actitud ciclista, esa es su imagen de marca traspareciéndola en los ataques en la montaña, por veces criticados por la forma impulsiva cómo los hace. Sin embargo, son precisamente esos momentos que muestran su fuerza y garra de corredor, apasionando el aficionado que lo sigue desde siempre sabiendo de antemano que sólo se dejará hundir si las fuerzas no le acompañaren.

Desde los remotos años pedaleando en Portugal, por el Boavista, hasta llegar en 2010 al   RadioShack, donde se quedó hasta finales de 2013, su carrera no se ha hecho de grandes victorias, sino de una increíble regularidad a la que pocos corredores apisran. Su palmarés se llena de Top 10, desde las pequeñas carreras a las grandes pruebas internacionales, además de importantes podios en el Critérium International (2014/2010), Tour Down Under (2012), Giro del Trentino (2011), Circuit Cycliste Sarthe (2010) y Volta ao Algarve (2010), sin hablar de numerosos podios en etapas.

Sin embargo, una cuestión surge en el análisis de su carrera… ¿Cuándo explotará verdaderamente Tiago Machado tras estos antecedentes? Objetivamente hablando, desde 2010 no se lo ve en el primer lugar de una carrera. Sus momentos más fulgurantes se encuentran aún en Portugal, cuando fue bicampeón nacional sub-23 en contrarreloj (2006/2007) y una vez en elites (2009). En esos años ganó circuitos y grandes premios lusos, pero su última victoria internacional la encontramos en el crono del Circuit Cyclist Sarthe (2010), su único triunfo ProTour, sin olvidar el maillot de la montaña en el Tour de Wallonie (2013).

El propio Tiago admite que el 2013 no fue un buen año a pesar de su medalla de plata en el Campeonato Nacional de Carretera. No se sentía él mismo, la buena forma parecía huir hasta que el cambio de aires en su nuevo equipo NetApp. El renacer comenzó en febrero con la primera subida al podio por la clasificación del combinado en el Trofeo Playa de Muro del Challenge de Mallorca, siguiéndose el definitivo golpe de pedal en marzo en la Vuelta a Murcia, donde sacó un brillante 2º puesto sólo superado por el Valverde. En mayo, en el sueño californiano, cuajó un 4º puesto en la general a unos pocos granos de arena del 3er lugar general, tras una buena contrarreloj y una actuación envidiable en la dura etapa del Mount Diablo, donde fue 2º.

Su confianza está de vuelta, los resultados lo muestran y Tiago lo siente en la piel cómo demuestran sus recientes palabras aclaradoras de su renacer a la Agencia Lusa: «Tras un año tan malo como el de 2013, este de 2014 está siendo el año cero con mi nuevo preparador, quién me tiene animado mucho, cree en mi potencial y la verdad es que los resultados son alentadores. Poco a poco estoy volviendo a ser el verdadero Tiago, y eso sí me da confianza».

Así, me pregunto a menudo ¿qué necesita un ciclista para explotar? ¿Será necesario estar siempre en el primer lugar del podio?… Ni los grandes campeones lo logran. ¿No tener temporadas malas?… Hasta los grandes campeones las tienen. Tiago es un corredor de Top 10 y de podios y garante de buenos resultados para cualquier equipo. La confianza ha vuelto, nunca dejando cuidarse y mejorar, saliendo a entrenar con sol o lluvia. Sin miedo afronta sus días malos, nunca dando la espalda a la pelea por erguirse de nuevo. Dueño de una increíble regularidad, su futuro sólo puede mirar a alcanzar una gran victoria, la que él tanto busca y tarda en llegar. NetApp suena ser el sitio ideal para alcanzarlo.

Por Helena Dias

Deja un comentario