El otoño más amargo de Vincenzo Nibali

También te podría interesar...

  • David

    Querer meter en la cárcel a un deportista por doparse, perdón a los ciclistas. El resto de deportistas pueden estar tranquilos, no van a ir a por ellos como si fueran perros rabiosos. Me parece una aberración.

    Lo cierto, según leí hace una o dos semanas, en Alemania lo están “discutiendo” en el parlamento. A mí me da, que no lo discuten, simplemente hacen el paripé, porque ya lo tienen decidido de antemano. ¡Al ciclista ni agua!
    Eso si, al que va hasta las cejas de alcohol y/o drogas al volante, una multita, retirada del carné de conducir y a casita tan tranquilo. Que el pobre no hace mal ninguno a nadie. El que pueda matar al resto de usuarios de la vía publica, es una triste casualidad. ¡Pero el ciclista dopado! ¡Ese animal salvaje y asesino! Está clarisimo que es una amenaza para la sociedad. Solo hay que ver la tremenda lista de muertos y heridos por causa de ellos. (Lo del ciclista dopado “!Ese animal salvaje y asesino” es ironía, lo recalco para los que son del planeta Sinirocos)

    ¡Es que manda cojones! que quieran meter a los ciclistas (repito el resto de deportistas pueden estar tranquilos, esto no va ir con ellos) en la cárcel por doparse, como si fueran terroristas o algo peor. Porque no tengo la sensación de que a los terroristas y delicuentes se les atosigue con tanto celo y eficiencia.

    A mí, estas cosas me ponen la visión roja.