El premio que no llega para Egoitz Murgoitio

0
1
vistas

Hace un año el triunfo de Isaac Suárez en los Campeonatos de España de ciclocross satisfizo a la parroquia. “Se hizo justicia”. Fue el consenso. Muchos años ahí, picando, que si Seco, que si Yus, que si Hermida, que si Larri, y al final cuando pareció más “desconectado” estuvo logró el premio que ya pensaba fuera de su alcance.

En Navia la sensación que recorrió entre los asistentes, además del esa humedad que se clava en el alma, fue de que la justicia deportiva le debe una a Egoitz Murgoitio por mucho que el resultado de la carrera asturiana, no nos engañemos, era previsible. La temporada fue un quiero y no puedo de Egoitz frente a Aitor Hernández. El primero partió con todo para dominar como en pasadas campañas, pero Aitor, como bien ha hecho en Navia, dejó el desahogo para Egoitz –que toma la curva como si no hubiera un mañana-, y cuando esté quedó tranquilo, emprendió el camino al triunfo más significativo del año y a lo máximo que un español opta en esta disciplina este año, pues no habrá expedición nacional hacia Estados Unidos, salvo la que Hirumet costee a sus chicos.

Sin embargo, nos gusta que la gente que apuesta y juega fuerte tenga éxito. Por eso nos habría gustado que Egoitz Murgoitio hubiera sido campeón de España. Y no nos confundan, apreciamos lo mismo al vizcaíno que a sus compañeros de podio, exactamente lo mismo. Incluso diría que con Javier Ruiz de Larrinaga hemos tenido más ocasiones de departir fruto de sus repetidos triunfos en la máxima cita nacional.

Pero con Egoitz también departimos y además en un momento especial para él cuando nos presentó un proyecto bautizado como Hirumet que ojalá cundiera en el futuro. Situémonos, albores de la pasada temporada, es decir la 2011-12. Egoitz plantea su calendario. En el mismo incluye la Copa de España y la primera puntuable, a jugarse en Valladolid se cae en el último momento. Esto es lo que en una entrevista en la extinta Ciclismo en Ruta nos comentó el vizcaíno:

 

“Valladolid era puntuable en un primer momento, en el último se borró y no nos dio tiempo a rectificar. Está todo en el aire. Esa es nuestra realidad. Se hizo una reunión para cuadrar Copas de España con calendario internacional y parece que no se va a respetar del todo lo acordado. Por eso y por que Hirumet nació con esa premisa nuestra prioridad es el calendario internacional y luego objetivos de aquí con los campeonatos de España y Euskadi”

 

Sí, desde el bloque que entonces arrancaba una nueva campaña se tenía claro que a pesar del voluntarismo que rodea la disciplina, a pesar del buenismo y las mejores intenciones, todo pasa por profesionalizar en cierto grado una modalidad que hace diez años no hubiésemos reconocido. Si David Seco levantara la mirada, cuando hace una década ganó en aquella nevera llamada Sotondrio con una eternidad sobre el resto, y viera a cuatro caballos como los que hoy se han jugado los laureles que el calzó tantas veces, se haría cruces y seguro esbozaría gesto de incredulidad.

Pues bien, en esta buena dirección que ha tomado el ciclocross español, en la intensidad que destila y los excelentes augurios que presagia, Egotiz ha sido actor importante pues aglutinó en su persona la estructura del que podremos decir pudo ser el primer “Fidea español” dentro de otros diez años, cuando quizá, y a pesar de la penuria presente, veamos que uno de los nuestros se parte la cara con los mejores.