El problema de Mosquera ha sido Contador

0
7
vistas
La semana “ciclística” ha sido cosida entre dos viejos conocidos sobre ruedas pero ajenos a la competición. Mosquera y Contador se ha vuelvo a encontrar aunque en las rotativas, hondas y plasmas, pero no en el asfalto. En ciclismo, los meses de invierno no servían más que para narrar las vacaciones de los cracks, primeras puestas de largo y concentraciones de perfil bajo para controlar los excesos de la inactividad.
Ello fue así siempre, hasta que enredo de la lucha contra el dopaje ejerció un último giro de tuerca. Fue en Fuentes de Invierno, el comercial nombre de la Estación de San Isidro asturleonesa, donde tuvimos su cita competitiva cuando Alberto Contador y Ezequiel Mosquera cruzaron sus caminos derivando en conflicto de intereses. El poseedor de entonces maillot dorado no perdonó siquiera la simpático gallego y le ganó una etapa cuyas bonificaciones al final se revelarían clave dado que Leipheimer, además de sufrido gregario, andaba casi tanto como su líder.
El año pasado mientras los mundiales de ciclismo se disputaban en Australia surgieron en andanada varios casos de dopaje en España. Dos del Xacobeo Galicia. David García admitió y quedó al margen. A Mosquera le atribuían un enmascarador que al parecer no se ingirió, como él jura y perjura, por la vía penada y que además, no debió usarlo para enmascarar nada por lo apreciado en los controles posteriores. A pesar de los claroscuros del tema, fue juzgado y sentenciado. La confirmación de los dos años no era más que eslabón previsto de una historia escrita en forma de epitafio deportivo por muchos medios. Mosquera ya evidencia su futuro inmediato lejos del ciclismo. Su caso en otras circunstancias hubiera tenido desenganche diferente, pero conviviendo con el de un tricampeón del Tour ha sido estigmatizado, y quién sabe si tocado de fondo.
Por que con Contador las reacciones fueron muy diferentes. Se esgrimió el factor cancha y el eterno lema antifrancés que tanto y tan bien resulta. Incluso se citó a Armstrong en no se qué tipo de conjetura. Por qué a Contador sí y al tejano no. Mientras en el extranjero hablaban de trazas plastificadas mediante procesos no validados –dicen que se demandó a los voceros en su momento-. Sin embargo su caso se congeló, como tantas otras cosas, y vistió los colores del Saxo Bank de la misma manera que en Vacansoleil no quisieron jugarse la coronilla ante las “recomendaciones” –o lo haces o lo haces- de la UCI. A ello quizá ayudara el descerebrado Ricco jugando al Quiminova con su sangre.  
Tras un año largo de lacerante injusticia mediática, me congratulo enormemente por este artículo firmado por Fernando Llamas en el www.elmundo.es despiezando sendos procesos con  procelosa operativa en el seno de un medio que tomó partido en su día. Fue precisamente desde que el director del citado medio tomó cartas en el asunto cuando Contador vio luz en el profundo túnel. Un artículo que describe fielmente lo que es el deporte y lo clamoroso de sus bambalinas. Un artículo que nos recuerda que no sabemos de la misa a la media.
Sea cuál sea el final de uno y otro caso, seguirá, el deporte español me refiero, en el disparadero. ¿Por qué? Pues principalmente porque seguimos dando una imagen lamentable en la lucha contra el dopaje. Cuánto de raro hemos extraído en los procesos de la senadora Marta Domínguez. Nuestros deportistas no compiten contra inmaculadas hordas, eso es claro, sin embargo nuestros procesos, nuestro “savoir faire”, nos pone en evidencia. Y ufff, cómo mucho se repite últimamente, ganar crédito te lleva una vida, perderlo, un minuto.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,… 

Deja un comentario