El problema sucesorio australiano

0
2
vistas

El debate sobre quién tomará las riendas del ciclismo español cuando la generación actual deje la competición no es exclusivo de nuestras fronteras. Por ejemplo un país que vemos como el paraíso de este deporte, Australia, está viviendo encendidos debates sobre quién será el canguro que opte al Tour de Francia cuando Cadel Evans no esté.

Publicidad

Porque en Australia, a pesar de todos, las cosas no son tan diferentes a nuestro querido país. Si allí tú hablas de Madonna o Kylie, saben a quién te refieres, lo mismo ocurre si les mencionas Cadel, porque éste es el nombre del único ciclista de la isla continente que ganó el Tour Francia. En un artículo publicado en www.cyclingtips.com hablan bien a las claras del problema que puede suponerle al ciclismo australiano encontrar un recambio para el ya vetusto ciclista del BMC: “El ciclismo australiano no está preparado para la retirada de Cadel Evans”.

A Cadel Evans le vaticinan buenas actuaciones en carreras como la Tirreno, Romandía o París-Niza, en caso de que no decida colgar la bicicleta esta misma temporada, pero todas esas carreras, cargadas de innegable prestigio, son ajenas al radar mediático australiano que mira al Tour de Francia y poco más. La situación es angustiosa, Cadel Evans siempre había dicho que él se mantendría en la elite mientras fuera competitivo y para él ser competitivo es optar a lo máximo. En caso contrario afirmó que lo dejaría.

Este último Giro ha abierto las puertas a esa hipótesis. Evans fue tercero el año pasado en Italia, un buen resultado, pero insuficiente para un ganador de Tour de Francia. En la edición recién terminada, Evans quería ganar y estaba camino de ello, incluso llegó a portar la maglia rosa saliendo ileso de grandes trifulcas, como él acostumbra a hacer. Pero una vez llegó lo realmente duro se vino abajo tanto que otros seis ciclistas lo hicieron mejor que él. Mire como se mire es un palo tremendo. El autor cruza los dedos para que Cadel no cuelgue la bicicleta y para ello espera tenga éxito en las empresas que le quedan hasta final de año: Mundiales, Lombardía y posiblemente la Vuelta a España.

En Australia esperan saber pronto qué suerte correrá Richie Porte, a dónde irá y con qué perspectivas, ahora que su tiempo en el Team Sky parece agotarse. También miran a su perla Rohan Dennis, algo inmaduro pero sobre el que hay grandes expectativas. Fuera de esos dos, sorpréndanse no hay nada, nada al menos en la perspectiva de tres semanas, por mucho que Orica hiciera una memorable primera semana de Giro de Italia y Simon Gerrans ganara la Lieja-Bastogne-Lieja.

Y hablando del equipo patrio, que acabó con dos ciclistas, ya el año pasado dijeron querer jugar a vueltas de tres semanas contratando a gente válida para tal empresa. Evans y Porte son nombres que obviamente salen a la palestra, pero diversas complicaciones parecen surgir en el momento. Según se afirma Orica puede estar detrás de Bradley Wiggins, apuesta arriesgada en lo deportivo, segura en lo mediático. También suena la perla holandesa Nico Kelderman, otra opción plausible que cabrá ver en qué acaba, pues estos tulipanes nacen tan sobreprotegidos que cuando vuelan solos son tiernos. Y experiencias hay unas cuantas.

Los analistas ciclistas australianos no dudan en reconocer el valor de Cadel Evans para el ciclismo del lugar. Lo comparan, con treinta años de diferencia, con el Greg Lemond que abrió las masas estadounidenses a este deporte. Vista esta comparación no es de extrañar su preocupación, no obstante la infraestructura de base en ese país nos hace pensar que no será tan complicado como prevén encontrar a alguien. Tiempo al tiempo.

Foto tomada del Facebook del Giro de Italia

Deja un comentario