El proyecto que necesita el ciclismo colombiano

0
67
vistas
Giro dÕItalia 2014 - 97a Edizione - 21a tappa Gemona - Trieste 172 km - 01/06/2014 - Tifosi Colombia - foto Ilario Biondi/BettiniPhoto©2014

Colombia, la Colombia ciclista, es Esteban Chaves, Nairo Quintana, Rigoberto Uran, los Henao,… un lujoso ciclismo que explotara hace más de treinta años y que tras ciclos mejores y ciclos peores se ve en su mejor momento de siempre por la cantidad y cantidad de talento que ha emanado de sus entrañas.

Pero Colombia, la Colombia ciclista también es el Team Colombia, el fallido y  frustraste proyecto que tras unos años debatiéndose por metas mayores ha cerrado sus puertas. Dicen en el ministerio que es una pausa, pero estas pausas ya sabemos cómo sientan y muchas veces son el preludio de un adiós definitivo.

David Martín, amigo de La Cadenilla, que el otro sábado nos habló de los mimbres que trenzan el éxito de Esteban Chaves, nos pasó, junto a las valoraciones del risueño ciclista de Bogotá, unas impresiones que fueron premonitorias y definieron lo que acabó pasando esta semana, tras conocerse antes que el equipo que viste de negro llevaba varios meses sin abonar sus nóminas. Esas impresiones, junto a unas nuevas nos ha dado esta precisa descripción de la realidad de ese ciclismo que nos imaginamos como el Dorado que persiguió Pizarro pero que también convive con problemas.

Ahora mismo en Europa no sois capaces de imaginar la cantidad de materia prima ciclista que tenemos en Colombia. Sin embargo desgraciadamente el ciclismo refleja perfectamente los problemas del país en general. 

Me explico: tenemos una economía basada en la extracción de materias primas, con dos frentes: uno que es el de los inversionistas extranjeros que se llevan el producto, quedándose afuera el valor agregado, y el otro es el de la ilegalidad y la mafia, que extrae oro y otros minerales ilegalmente, destruyendo el ecosistema y no pagando impuestos.

En ciclismo los primeros serían los equipos profesionales y WT que se llevan a los jóvenes y los terminan de hacer y los segundos sería el 90% del pelotón local, que está dopado hasta el cuello desde los 14 o 15 años, algo de dominio público. Mecánicos, masajistas, entrenadores y patrocinadores lo saben. Hablamos de un modelo de negocio como deporte completamente inservible, amparado en  una federación que prefiere robar migajas a producir un sistema que enriquezca a muchos.

Si tuviéramos un modelo sano, perfectamente viable con el 10% de lo que se invierte en fútbol, con una federación que reconociera el potencial y lo explotara, lo hiciera crecer, en un entorno de mercado bien planificado  y comunicaciones que lo reflejaran, no tendríamos dos docenas de escarabajos en Europa, tendríamos dos o tres equipos colombianos.

En conclusión, lo que logra triunfar en Europa es la excepción a la regla, la desviación estándar. Colombia es una mina inacabable de talentos del pedal, pero está enferma hasta el hueso con el cáncer de la corrupción.

El Team Colombia que acaba de desaparecer no es un equipo colombiano porque tiene licencia italiana, aunque patrocinado por Coldeportes (algo así como el ministerio de deporte de Colombia). Sus directores, plataforma y revenue, todo que se quedaba en Italia.  Por tanto la desaparición del Team Colombia es la típica situación que las abuelas bien describían: “No hay mal, que por bien no venga”.

Estoy completamente seguro de que el camino queda abierto para que tengamos un equipo “nacional” más coherente. Algo que sea parte de la estrategia de mercado de alguna marca profundamente arraigada en la cultura colombiana, el Café de Colombia de los ochenta, por ejemplo, y que su apuesta se retroalimente, dando valor a la marca.

En Colombia tenemos de todo: preparadores probados, directores deportivos, mecánicos, soigneurs, hasta fabricantes de material de alta calidad. Me atrevería a decir que hasta tenemos cuadros que darían la talla…

Imagen tomada de larutadelescarabajo.com

INFO

Mírate estas bicicletas de carbono, montadas en Ultegra por menos de 1.200€ 

Publicidad

Deja un comentario