El quiero y no puedo de Richie Porte

1
2
vistas

Uno de los nombres más sugeridos en los últimos tiempos, desde hace unos cinco años, es el de Richie Porte. Tasmano, 29 años, segundo de abordo en Team Sky para grandes vueltas. Su palmarés no responde a su calidad. En este tiempo no ha pisado un podio de una grande, sólo ha ganado la París-Niza como pieza de caza mayor y se ha quedado cerca de ganar el Tour Down Under, la carrera de su casa, la más próxima a su remoto lugar de origen.

La subida a Willunga Hill ha sido el primer gran espectáculo del año. Si el día precedente nos estremecimos con la terrible caída-tapón que cortó el 98% de los contendientes en el Down Under, en la jornada reina hemos presenciado una exhibición que nos recordó mucho, al menos a un servidor, a la que Chris Froome puso sobre la mesa el día que Alberto Contador se soldó a su rueda trasera como alma que lleva el diablo.

Poderoso, contundente, Porte se puso al frente del grupo de los grandes y sostuvo un demoledor ataque durante cientos de metros. Lo mantuvo tanto como hizo falta para vencer la resistencia de Rohan Dennins, la joven perla del BMC que, mientras Van Garderen aspira eternamente y Evans se retira ya se retira, ha tomado galones.

Este ataque es de un fuera clase, de un tiburón, de un coco, de un ciclista mayúsculo que ve quemar etapas sin tener el chance que merece. 2014 fue un año negro para Porte. Si en los anteriores no hizo nada para Contador y trabajó bien para Brad Wiggins y muy bien para su amigo Chris Froome, Porte no pudo, o no supo, responder cuando se esperaba su explosión, la explosión de ese ciclista que con 24 añitos fue séptimo y líder en uno de los mejores y más duros Giros de los últimos tiempos.

Volviendo a 2014: Primero falló para el Giro, acumulando abandonos poco explicados desde la Tirreno y aduciendo falta de forma para la corsa rosa. En el Tour, a la vista de los batacazos de Froome, tomó el liderato del equipo negro. Firmó una extraordinaria jornada en el resbaladizo pavé, a la estela de Geraint Thomas, pero se diluyó en la montaña como no habríamos vaticinado.

Porte necesita aire, irse del Team Sky, separarse de su amiguísimo Froome y demostrar que los retos que se le atribuían no le quedan grandes. Es un ciclista de enorme talento, con una entrega por los demás que no se corresponde en provecho propio cuando es él quien lidera. Tiene un palmarés cortito, como dijimos, para lo que se esperaba de él y el Down Under lo ha evidenciado. Los años pasan, son bolas de plomo que pesan y cobran factura y mientras Porte se debatía en qué hacer y cómo hacerlo en Australia surgen nuevos nombres y no precisamente malos. Ponemos sobre la mesa nuestro vaticinio, lo que no logre Porte entre éste y el próximo año –su contrato con Sky caduca esta temporada- posiblemente no lo consiga.

Imagen tomada de http://www.tourdownunder.com.au/

INFO

Una cómoda bolsa para llevar tus cosas en la bicicleta 

2

Ksix nos enseñó su bolsa para llevar esas pequeñas cosas en la bicicleta de otra manera pueden resultar un engorro. Mirad cómo es y sus propiedades, realmente os puede resultar útil…

1 COMENTARIO

Deja un comentario