Connect with us

“El timo de Pino”

Opinión ciclista

“El timo de Pino”

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Otra historia con final dolorosamente esperado. Acabamos de enterarnos que el personaje cuyo apellido ponía nombre al proyecto chileno en el máximo nivel era un bluf, humo, una estafa. Juan Pablo Pino se llama el sujeto y nadie sabe de su paradero. El nivel de corruptela fue tal que se habla de proveedores manipulados para aparentar normalidad. Sinceramente, dantesco.

Cambrils ZC, Gran fondo

Hace unas semanas Fran Reyes espoleaba su teclado a golpe de guitarra para dar luz a la intrahistoria que dio origen al Pino Road. Hablaba de movimientos, de gestiones, conferencias vía Skype, viajes, movimientos por la geografía nacional,… hablaba de ilusión, de ganas, de comerse el pastel. Esa pieza vio la luz varios días después de ser escrita. “Espera un poco”, “aguarda”, “gracias por tu paciencia” me espetaba Fran a la espera de que todo el tinglado fuera legal a ojos de la UCI. A un servidor la pieza no le molestaba en la carpeta de pendientes, pero uno que lleva unos años en esto empezaba a barruntar lo peor.

Llámenlo pálpito, presagio, presentimiento,… no sabría describirlo, pero esos retrasos, esos matices burocráticos inconclusos, en ciclismo son usuales, mucho, y anuncian que las cosas no se están haciendo como se debiera. Porque este deporte, bello no, lo siguiente, vive demasiados capítulos de este estilo. Capítulos tristes, desordenados, que denotan vacíos legales, lagunas donde los pordioseros olisquean a conveniencia. Y no siempre hablo de estafas, como la que nos ocupa, hablo de otros procesos de final triste que por cierto en España ya han escrito varios capítulos.

Y es que no puedo menos que acordarme de Geox y cómo dejó el ciclismo sin previo aviso, con vacías argumentaciones y escasa respuesta por parte de los gestores del equipo. Ni olvido el Andalucía, donde por fiarlo todo a un patrocinio público se fue al garete un equipo que era un bombón para patrocinadores con el foco en aquellos mercados en los que el ciclismo es un vehículo enorme de promoción. Ni quiero hablar de Euskaltel, un proyecto que pasó de ser internacional y desarraigarse a extinguirse en tiempo récord, incluso con el esperpento de la frustrada negociación de Alonso por medio.

Y miren por dónde que uno de los perjudicados en todo este embrollo del PinoRoad es Pablo Urtasun, un navarro veloz con cara de buenazo, que tras una década en el profesionalismo vive la misma historia, con diferente nudo pero similar desenlace, en menos de un año. Es terrible  que las garantías que se le aplica a cualquier otro deportista no aparezcan por el ciclismo, un deporte que sigue queriendo ser global pero que dando esta imagen dudo que atraiga a más de los que están ahora mismo embarcados porque entiendo que ahora mismo en Chile no quieren ni oír hablar de ciclismo.

 

La plantilla trabajará durante la semana para encontrar una alternativa que vuelva a encaminar este ilusionante proyecto a buen puerto

 

Y saben lo peor de todo, que siempre hay un damnificado: el ciclista. En este caso son cuatro españoles más el técnico Buendía, otrora excelente pistard, y dos periodistas jóvenes en edad pero hastiados de tanto sinsabor. A Fran le desee suerte hace un rato, mi deseo lo hago extensible al resto del grupo, y no sólo a los españoles. Una vez más ha habido listos que se han aprovechado del ciclismo y su gente, una vez más, nos ha tocado recibir.

Foto tomada de www.ciclo21.com

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Equipo Euskadi » Urtasun y el proyecto fantasma de PinoRoad: “Nos han matado poco a poco”

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio