El Tour nació en Madrid

0
3
vistas

El cambio de siglo fue un hervidero. El año 1902 no le fue a la zaga. Nos situamos en ese periodo, grandes cambios en la humanidad, un sumidero de contradicciones. La tecnología entraba en las sociedades. Inventos, cambios,… incluso también dogmas era n cuestionados. Todo estaba por inventar. Todo parecía estar por inventar. La prensa como tal se conformaba como el cuarto poder. Poder de hecho, poder fáctico. Su papel debería ir más allá de mero hilo conductor de la información. En la lucha por captar público no se escatimaron ni inventiva ni propuestas.

El deporte era el trampolín ideal. En una mesa, en 1902, en el barrio de Montmartre dos hombres maquinan como sacar adelante su diario. Dos hombres metidos en su mundo, imbuidos por la inquietud de verse superados por su competencia. Comida festiva pero ligera, lo suficiente que deje pensar. Mientras los parisinos se aprestan a preparar la Navidad, Henri Desgrange y Géo Lefèvre dibujan la forma de sacar adelante su paupérrimo L´ Auto, claramente superado por su contrincante en los quioscos. 30.000 ejemplares versus 80.000, excesiva diferencia.

El restaurante de Montmartre se llamaba “Brasserie de Madrid” y en tan castizo lugar, en el bohemio corazón del norte parisino, dos hombres cincelaban la competición que habría de sacarles del ostracismo mediático. “El ciclismo funciona muy bien” asintió Desgrange. Lefèvre seguía en las suyas, “lo que saquemos, lo que sea, debe ser original, atrayente pero sobretodo único. Pionero”. Afilaron los sentidos, siguieron por la senda de ese deporte que encumbraba sus primeros grandes nombres, entre los cuales estaba el propio Desgrange, autor del primer récord de la hora en un abarrotado velódromo de Buffalo antes de que el siglo anterior muriera.

Barruntaron formas, delimitaron contornos. “Nadie ha hecho una competición que dé la vuelta a Francia” lanzó Desgrange. Lefèvre cogió el guante, lo miró y le dio forma. “Seis es la clave, tendrían que ser seis días, en honor a las populares pruebas de pista” asemejó. Pero Lefèvre iba por velódromos y circos ambulantes. “Sumamos los tiempos de los contendientes y hacemos una general” concretó. Aquel tingladillo debería ir de feria en feria, por los velódromos de París, Toulouse Lyon, Marsella, Nantes y Burdeos.

Desgrange admitió el número, el seis, pero a corazón abierto, por fuera, entre la gente, por los pueblos, una feria ambulante, un circo. Algo que irremisiblemente entroncara con lo la Francia profunda, la medieval, aquella que partió de los andares de miles y miles de mercaderes que la hicieron de y cuyos pasos se surcaron los primeros caminos. Quería un Tour de Francia, el primero, que nacería meses después y que sacaría de pobres a los gestores de L´ Auto. Y así fue, al medio año desde París partió el primer Tour, hace 111 años y Maurice Garin hizo los honores.

Enlace permanente de imagen incrustada

Este capítulo, narrado de forma sui géneris, forma parte de la obra que resume los primeros 100 Tours de la historia de Feargal McKay con Aurum. Ambos  han sacado un hermoso libro sobre las 100 primeras ediciones que no podemos menos que recomendar. Una compilación de datos e historias, excelentemente narradas, con rebotica e muchos casos interesantes de saber desde una óptica anglosajona, lo que por estos lares no nos deja indiferentes. habrá ocasión de comprobarlo.

Imagen tomada de elcontragolpe.net

INFO

2

La empresa SIKER, distribuidora oficial de la firma número 1 mundial en compresión COMPRESSPORT, anuncia que la marca suiza es el proveedor oficial de los equipos TINKOFF-SAXO, TREK FACTORY RACING y IAM CYCLING, que compiten en el TOUR DE FRANCIA 2014 y en los que militan ciclistas de talla mundial como Alberto Contador, Michael Rogers, Nicolas Roche, Fabian Cancellara, Frank Schleck, Jens Voight, Sylvain Chavanel o Jérôme Pineau, por ejemplo, utilizan varias de las prendas de la marca helvética nacida en el 2008 y manufacturada en Europa.

En concreto, los corredores de los tres equipos usan los Full Legs, Full Socks y Arm Sleeve, para agilizar la recuperación después de las etapas y durante los traslados entre ellas.

Publicidad

Deja un comentario