Connect with us

El Tour que hace equilibrios entre lo nuevo y lo clásico

Destacado

El Tour que hace equilibrios entre lo nuevo y lo clásico

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

No hay camino recto a París, ni nada que lo haga sencillo. “C´est le Tour”, una frase que en ciclismo significa “está todo permitido” a la hora de diseñar un recorrido, itinerario o mapa.

La novedades adelantadas del Tour 2018 fueron encajándose y conocemos un recorrido que peca de dos cosas: clásico e innovador. Paradójico, sí, pero no menos cierto. Es un Tour redondo, nunca mejor dicho, porque casi no pisa el centro del hexágono, es un Tour de bloques muy marcados pero también es un Tour que bebe de los libros de los antiguos, como consciente de que sorprender es interesante, pero que la esencia más que centenaria, 105 ediciones, de la carrera conviene guardarla y sacarla en breves dosis.

Cambrils ZC, Gran fondo

Es un Tour clásico porque refuerza como no lo hizo este mismo año la gran montaña en dos ciclos muy bien marcados, con un engarce por el Macizo Central. Tres etapas, como gustaba a los viejos del lugar, en cada cordillera grande, eso es saber que hay cosas que por mucho que se sopesen, tienen que ser como tienen que ser.

Dice Froome que el reto está en los Alpes. Palabras mayores. De inicio la jornada de Le Grand Bornard a donde se llega tras encadenar un dúo diabólico Romme-Colombiere y haber pasado, a modo de prueba, porque dudo que sea decisivo, por Plateau des Glières, un muro con tramos sin asfaltar.

Segundo asalto alpino en La Rosière, una vez superado el Roselend, allí donde Claudio abrió las alas hace veinticinco años. Luego una etapa del Tour de 88 u 89 o 90, la siguiente: Alpe d´ Huez, por donde siempre, las 21 revueltas, tras Madeleine y Croix de Fer. Tremendo.

Por medio leve incursión en el Macizo Central, Mende, y ese aeródromo de Jalabert y también de Cummings que sacó los colores a les enfants de la patrie.

Al final del camino los Pirineos, con otras tres etapas. Superado el trago de Carcasonne, estarán Bagneres, a donde se llega por el Portillon, es decir por la privilegiada Vall d´ Aran, tan frecuentada por la mejor carrera, Pla d´ Adet, en una etapa que merece un párrafo, y una jornada que incluye Tourmalet, Aubisque y descenso a meta a 48 horas de París.

Croix de Fer, Madeleine, Tourmalet, Aubisque,… sólo pido que la historia y memoria de los grandes de siempre sean honradas.

En el terreno de la tradición se sitúan esas nueve etapas de inicio, la antesala de los Alpes, que será larga y para algunos tediosa, pero que viendo los sprints entre Greipel, Kittel, Sagan, Cav y cia acaban compensado. Nueve etapas que atraviesan Bretaña y Normandía ya sabéis esos sitios del verano francés.

La conclusión del primer ciclo será, tachán, en Roubaix, más al norte imposible y más complicado tampoco. Si la crono por equipos, de unos 35 kilómetros por Cholet, y el Mur de Bretagne habrán hecho las primeras diferencias, añadidas a las propias de los nervios de la primera semana y el terreno tan complicado, la escabechina de Roubaix puede ser importante, porque se ha metido una buena ración de tramos de adoquín, no sé si más que otras veces, pero la suficiente como para quitar el sueño a más de uno.

Volvemos sobre nuestros pasos, a los Pirineos, a esa etapa de Pla d´ Adet, que acabará más arriba, en el Portet, a más de dos mil metros como final a una etapa de 65 kilómetros, toma ya, como la que ganó Stephen Roche de 52 kilómetros en el Aubisque.

Es lo que quieren llamar una “etapa sprint” de montaña, para un servidor es una forma de quitar morralla en la carísima señal televisiva, para centrar el espectáculo en una etapa que durará menos de dos horas, en sobremesa, de inicio a fin hecha por y para el espectáculo con Peyresourde y Val Louron antes de la subida final. Todo encadenado, todo empaquetado, con lacito incluido.

¿Y las cronos? Pues como en Marsella para el penúltimo día, en Iparralde, unos treinta kilómetros que dejan a los rodadores al pie de los caballos, mientras Nairo se relame. Con todo es el Tour, no hay otra igual, y a algunos les compensará el esfuerzo de remar río arriba si se ven con opciones al triunfo. Froome estará ¿y Dumolin?

Imagenes tomadas de @LorenzoCipres y FB de Le Tour de France

INFO

¿Buscas un portabicicletas de bola de remolque?

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Destacado

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio