El Tour recupera el dogma para desgracia de los Schleck

2
2
vistas
“Son muchos kilómetros, pero por lo menos es mejor para mí que si hubiera una contra reloj por equipos, que me perjudicaría más frente a equipos muy potentes. De todos los tours que he corrido me recuerda quizás al primero que gané, en 2007, en el que hubo unos 120 km de contra reloj. Entonces me fue bien, pero nunca se sabe”. Estas fueron las palabras en caliente de Alberto Contador a raíz de la presentación ayer de la carrera de 2012 del Tour de Francia, una edición que si no me equivoco es la 99.
Desconozco si el madrileño manejaba datos exactos o interpretaba a vuelapluma el diseño de la carrera al compararla con la edición de 2007. Sin embargo datos en mano, es cierto que desde hace cinco años la carrera no otorgaba tanto protagonismo a las cronos, recuperando una fórmula de equidad que debería mover cualquier diseño. Un ganador de tres semanas deber ser el ciclista más completo y ello significa ser el mejor en alguno de los terrenos, dígase crono o montaña, y estar con los mejores en el otro, el tenido como punto flaco del contendiente. En esta tesitura Contador no parece tener rival, y de tenerlo Cadel Evans es el mejor opositor.
En el otro lado se ubican los croners cuasi exclusivos, como Bradley Wiggins, quien a la vista del recorrido tiene motivos para sonreír al tiempo que debe cuadrar el círculo para saber cómo se lo montará su equipo para casar su intereres finalistas conla caza de etapas que emprenderá Cavendish. También en este extremo  tenemos a los hermanos Schleck quienes han matado vilmente el tiempo en cuatro ediciones (dos ganadas por Contador, más las de Sastre y Evans) donde las cronos estuvieron claramente penadas. Andy piensa que en el regazo de Bruyneel mejorará milagrosamente en la lucha individual. Si piensan en el papelón quedesarrollaron en Plateau de Beille y Luz Ardiden esta última edición, cuánto habrían de lamentar.
Se dice, siempre con desacierto, y comparando el Tour con Giro y Vuelta, que la grande auspiciada por ASO nunca innova, que se ancla en el pasado, en fórmulas perennes sin reparar en que el Tour no necesita innovar, que su meta no es la de crear novedosas fórmulas de competición que escapen a la leyenda que le hizo grande. El Tour es por defecto la Carrera y toda interpretación en contra es omitir un poder que consideramos ilimitado.
Y es que ASO es en la práctica el Poder Fáctico de este deporte, excluyendo muchas veces a la federación internacional, teniendo a bien un calendario cada vez más amplio que invita a crear tu circuito privado, sin más, pisando varios continentes y compitiendo durante todo el año. Con éste panorama, adosado además a la gran carrera del ciclismo, ¿es de extrañar que los mentores del Tour se nieguen a experimentos?.

Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

2 COMENTARIOS

Deja un comentario