El Tour x los Pirineos: Miguel Indurain como ciudadano ilustre

0
5
vistas

Miguel Indurain Larraya es ciudadano navarro, nato en Villaba integrado en esa mágica añada surgida en 1964. Ubicado en el camino de Santiago, la localidad vecina a Pamplona tiene los Pirineos a unos 40 kilómetros. En esa distancia Miguel Indurain tenía Roncesvalles y los parajes aledaños a su alcance. Desde la localidad iniciática de la ruta jacobea, Indurain tomaba las rutas de Larrau, Ochagavía y Valcarlos para perfilar sus poderosas piernas.

El Tour de 1991 no estaba siendo sencillo para los españoles en general y Banesto en particular. A la pérdida de tiempo de las primeras jornadas se le sumó la jornada de Jaca, donde los nuestros pasaron con total discreción. La única victoria de Miguel Indurain en la primera crono larga suavizó un poco un ambiente que no era el más propicio.

Sin embargo la gran etapa de la edición, que iba de Jaca en Val Louron, fue el escenario elegido para dar el golpe. En un maratón pirenaico como pocas veces se vio Miguel Indurain se dejó caer al inicio del Tourmalet, se acompañó de Claudio Chiapucci y acabó vistiendo el amarillo, el primero de su carrera, en el podio.

Y es que el gigantón de la cuenca pamplonesa tuvo en los Pirineos un baluarte logrando en Cauterets su primer éxito en el Tour, y postulándose en Luz Ardiden como el gigante que acabaría siendo, una vez dejó a Greg Lemond en la estacada. Incluso, antes, en el Tour del Porvenir, ya moldeó maneras de grande en la cordillera que le acogió en sus jornadas de entrenamiento, gloria e pero también miseria, pues en 1996, en Hautacam, hincó la rodilla para despedirse de su sexto Tour.

Deja un comentario