El trato que José Joaquin Rojas no se ha ganado

0
7
vistas

 

Una hora después de finalizar la etapa el Lyon saltan las señales horarias de la cadena Ser y con ellas entra el boletín. En la sección de deportes, dan cuenta de la jornada del Tour. Quien no hay visto la carrera comprenderá, a tenor de lo que se dice, que José Joaquin Rojas ha sido el único ciclista español que ha estado en la puja por la etapa que ha puesto un italiano, al fin, en una posición relevante en este Tour.

José Joaquín Rojas es un ciclista que no pasa inadvertido desde bien pequeño, pues desde temprana edad sus triunfos fueron tónica. Pasó joven al profesionalismo, y formó parte del trasvase de ciclistas que una vez explotó el escándalo alrededor de Liberty se fue a la estructura rival, entonces Illes Balears, que con los años se colgó el nombre de Movistar en el maillot.

A pesar de su excelente trayectoria por categorías inferiores, su transitar en el campo profesional no es sencillo. Se trata de uno de los ciclistas más irresolutos del pelotón internacional, un perfecto candidato a no ganar sprints masivos, ni sprints pequeños, ni en fugas. Lo da todo, no nos cabe duda alguna, como otro ciclista español sobredimensionado, Juan Antonio Flecha, pero no acierta y eso es un hecho.

 

Escribía esta tarde Fran Reyes en twitter:

 

“José Joaquín Rojas: 18 puestos de top10 en 42 días de competición este 2013. #TdF

 

No es necesario explicar que si no gana no es porque los elementos se confabulen en su contra o que la mala suerte siempre surge en la cuneta. Sencillamente no gana porque no da más de sí algunas veces y otras por la presión que seguro atenaza. Desde que aterrizara en pros, siete triunfos jalonan su palmarés pero el trato que recibe es desproporcionado.

Por que el problema de Rojas, como el de otros muchos ciclistas que pueblan nuestro pelotón, es que el que reflejamos al principio de este escrito. La prensa oficial y semioficial les cargan con una responsabilidad de la que no se han hecho acreedores. Punto por punto, el ciclista vasco militante en el Cofidis, llamado Egoitz García lleva una temporada mucho más seductora que Rojas, con varios top ten y una meritoria Het Nieuwsblad, carrera nada sencilla. Por tanto gozaría de cierto punto de jerarquía en la llegada de Lyon. Sin embargo para nuestros narradores de TVE sólo contaba Rojas, y sólo se resoplaba cuando Rojas se quedaba en las puertas. Lo siento, pero no es justo.

Quiero ver, lo digo de verdad, un día a Rojas golpear al viento despojándose de ese poso de frustración, pero también quiero comprobar que por una vez se trate a todos nuestros ciclistas como merecen, pues hasta la fecha la españolidad no es desigual dependiendo de quién se hable o en qué equipo milite.

Foto tomada de www.ciclismo.as.com

Publicidad

Deja un comentario