El triunfo de Vinokourov destapó cuán dividido está el ciclismo

También te podría interesar...

  • Gracias por nombrarme en la entrada de hoy.La inmensa mayoría de los sancionados por dopaje jamás han admitido su culpabilidad (salvo rarísimas excepciones, como Manzano); al contrario, hasta inventan la historias más absurdas para justificarse. Por lo que de arrepentimiento más bien poco.Las sanciones se podrían reducir si el "cazado" colabora, delatando a los médicos, directores, otros compañeros, etc. Con el sistema sancionador actual lo más conveninte para el infractor es callar, esperar a que pasen los meses correspondientes y volver cómo si no pasase nada. Incluso después de retirados acaban como mánagers o miembros del staff de algún equipo. Eso no se puede admitir.Y de "El Gordo" prefiero no decir nada vista la trayectoria del individuo…

  • Creo que hoy ante este magnifico post, solo voy a decir "el que esté libre de culpa que tire la primera piedra" y en ello incluiria a todos los deportes. No me creo, nada, pero nada que el dopaje solo sea cosa del ciclismo o del atletismo.

  • Si algo ha caracterizado este blog es la capacidad del autor para mover a la reflexión. Ahora bien, ¿es posible colocarse de manera 'equidistante' en un tema que no termina de cuajar ni como tema de salud pública ni como ético? Las dos posturas a que haces referencia son expresiones de una visión del mundo particular -y, por tanto, válidas desde su propia óptica, no desde las otras- que intenta explicar (y validar o invalidar, según el caso) el triunfo de Vino. En lo personal, no puedo esperar más que congruencia de sus autores cuando sean revisados los casos similares. Y de la parroquia, mejor ni hablar, ¿leíste en Cyclingnews la interpretación de los medios checos a las acciones y palabras de Kreuziger después de la carrera del sábado? Caramba,a nadie se le da gusto.

    • Magnífico Fernando. Hay una obsesión por descalificar a quien piensa diferente a ti que nos impide razonar. Sobre lo de Kreuziguer es más de lo mismo. Los corredores se deben a las marcas que les pagan los doce meses del año y esto siempre acaba surgiendo. Es triste pero así