Connect with us

En el la lucha contra el dopaje, además de ser serio hay que parecerlo

Mundo Bicicleta

En el la lucha contra el dopaje, además de ser serio hay que parecerlo

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Aunque parezca una obviedad el enunciado del titular dista mucho de ser la cruda realidad. La semana ha arrojado una última muesca en esa loca carrera hacia el no sé dónde que es la lucha antidopaje. La derogaciónde la llamada “regla Osaka” ha significado un nuevo giro con todo lanzado en el marco de la lucha contra la lacra sin saber muy bien a qué obedece. A todas luces injusta, esta ley, realmente, violaba el derecho fundamental del deportista que habiendo cumplido su pena durante un ciclo olímpico se vería privado de tomar parte en las siguientes olimpiadas. Es decir Alejandro Valverde con la omisión de tal regla podría estar en Londres 2012, algo que hace una semana no podía prever.
Si bien, insistimos, nos parece lógica la decisión, poco menos que hablábamos de castigo accesorio al principal, cuando éste se podría incluir directamente en una pena más dura y por tanto no dar puerta a tantos parches, lo que no es del todo correcto es lanzar estos cambios a diez meses del inicio de la competición olímpica, o en otras palabras, seguimos convenciendo al ciudadano medio de que esto del deporte es un puterío sin igual y que las reglas son líquidas, por cuanto fluyen por los moldes y disposiciones del momento al dictado de quienes manejan el cotarro.
En ciclismo, obviamente afectado por este fallo, estos reglajes variables siempre han existido e incluso de forma más aguda. La Operación Puerto, aquella que por cierto acabó por cercenar la trayectoria de Valverde tres años después de explotar, es un claro de ejemplo de cuánto daño podemos hacerle a una actividad profesional desde la inoperancia y laxitud de los mandamases. Qué decir del caso Contador y su perpetuidad en el tiempo, una sombra que le ha perseguido y ha dividido a la afición durante estos meses de competición. Fue muy humano que el público francés le silbara en la presentación del Tour, pero con mayor fuerza deberían abuchear a quien no ejerce, y debería hacerlo, en achicar estas lagunas legislativas. Sin abordar casos flagrantes como el de Mosquera, unciclista abocado a frustración porqué no sabe qué coño va a pasar con él desdehace más de un año. Son trazos someros, gruesos, de una realidad que tozuda ella emerge se quiera o no.
Este modelo, tan instalado en el ciclismo, pero también en otros perímetros como el de la Fórmula 1, donde la reglamentación es ambigua de cojones, es el escogido para salvaguardar el principal y último gran rescoldo de nuestro deporte: la credibilidad del público. Si ésta es la estrategia, bienvenidos al mundo de fábula donde la moraleja siempre encerrará una trampa: ser deportista además de sacrificado y duro, es aprender a convivir con un susto diario. 

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio