En la base reside la clave para el salto definitivo del ciclocross español

2
0
vistas
Cuando le hablan, o habla, de Kevin a Isaac Suárez le cambia el tono de voz. El cántabro que ha confiado todo al ciclocross, está convencido de las posibilidades de su sobrino, ahora juvenil, en esto del ciclocross. Y es que charlando con Isaac, como con otros del mundillo, es imposible no acabar destapando las carencias de nuestro ciclocross, al punto de dejarlo siempre pero que muy lejos de las grandes potencias. Si España es nido de los mejores ciclistas de carretera, extraordinarios pistards y buenos bikers, porqué no hayamos la pieza clave que dé el salto que necesita la modalidad en nuestro país.
No dudemos de entrada de que el progreso está siendo enorme. En los últimos diez años, el ciclocross nacional ha pasado de ser casi clandestino y residual a poner encima de la mesa un rico calendario de carreras nacionales y regionales que incluso incluye la perla de Igorre, con las de la República Checa, la manga de la Copa del Mundo más alejada de los países que normalmente ejercen tiranía en el concierto internacional. Las rivalidades ha crecido, de los monólogos de David Seco se ha pasado al estadio de la emoción con varios actores en liza, y no siempre del norte, lo que le añade cierto folclore territorial.  
Pero los progresos son limitados y hacer un top 20 en una manga de la Copa del Mundo, o mundial en su defecto, sigue siendo una hazaña cuando si más soñar con un top ten. El análisis de causas quizá haya llevado a una segunda parte en este camino en positivo que ha emprendido la modalidad desde hace un tiempo. Por ejemplo las salidas internacionales de Egoitz Murgoitio además de darle solera le proporcionan puntos UCI que mejoren su situación en la parrilla, un lugar donde generalmente si sales atrás tienes vetados los mejores sitios. Luego están los patrocinios y la situación que sí se da, en abundancia además en Bélgica, con estructuras apadrinadas por enseñas solventes, de amplio recorrido y raigambre en la modalidad. Incluso quienes no gozan de la misma, el francés Mourey por ejemplo, se deben a equipos pro durante la temporada. Tienen por tanto la luz pagada. Aquí la especialidad es rentable para dos o tres, y viviendo al día. Tino Zaballa se descolgó del pelotón de cabeza por considerarla exenta de cualquier rentabilidad.
Sin embargo, y pesar de lo expuesto anteriormente, aunque el diagnóstico sea parcial, el problema del ciclocross arranca de base. Mientras en Bélgica, Chequia y Holanda el ciclocross forma parte del catálogo natural de modalidades ciclistas que se ofrecen a los chavales, en España no ocurre lo mismo. Sólo un vistazo a nuestra elite deja a las claras que la mayoría vienen “rebotados”, que no cabreados, de otras disciplinas: Ruiz de Larrinaga, Murgoitio, Hermida, Aitor Hernández…
Y es en este punto cuando retomamos el inicio de esta exposición y volvemos a hablar de Kevin Suárez. Hoy aún juvenil, el sobrino de Isaac parece tomarse las cosas a  la inversa a la mayoría. Para él la temporada es de octubre a febrero, el resto es pretemporada. Parece que su apuesta será la de cualquier belga con sentido de estado, eso es ciclocross, y con ello estamos todos impacientes por ver cómo evolucionará pues de su éxito podremos extraer lecturas a otros. Por de pronto también en el Hirumet crecen dos chavales, Pablo Rodríguez y Jonathan Lastras, más hechos que el cántabro pero con intereses en otras modalidades, hecho que significa que la apuesta no pueda ser el 100%, un factor clave para ese salto definitivo que muchos esperamos.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…
Fotografía: Kevin Suárez en el europeo (http://isaacsuarez.blogcindario.com/)

2 COMENTARIOS

  1. Otro de los países que podríamos añadir es sin duda Francia, en la segunda prueba del challenge Nacional que se disputa este fin de semana en Rodez, están inscritos: 164 cadetes y 127 juniors. Una anécdota: Creo que fue a Egoitz García al que al fichar por Cofidis, le preguntarón si competía en ciclocross para preprararle las correspondientes bicicletas, yo no me imagino a ninguna Pinarello con colores del Movistar con frenos Cantilever. Un saludo

Deja un comentario