Connect with us

Un ensayo científico llamado mundial

Opinión ciclista

Un ensayo científico llamado mundial

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Los días que llevan al mundial de Qatar nos están marcando un camino de noticias que no pueden dejar indiferentes a nadie. Leo ésta en concreto, que firma Carlos Arribas hoy mismo, y me da la sensación de estar asistiendo a los preparativos de un ensayo científico en lugar de una carrera ciclista. Equipos médicos presentes, botones de alarma si las condiciones empeoran, humedad, temperatura, resistencia, condiciones meteorológicas, golpes de calor,…. la pieza está trufada de términos que en un CAR posiblemente sean de dominio público, pero en una carrera, en una competición de las características del Mundial, no me caben en la cabeza.

El ciclismo se ha distinguido por su indisoluble alianza con los elementos meteorológicos. Antes incluso que los puertos de montaña con porcentajes imposibles fuera casi tan mediáticos como los ciclistas, algunas de las jornadas que pasaron a la historia de este deporte más que centenario fueron aquellas que estuvieron envueltas de condiciones realmente singulares. Recuerdo aquella subida al Bondone de Charly Gaul en medio de lluvia helada, la ascensión la Gavia en el Giro del 88 o las infernales ráfagas de viento que tumbaban ciclistas en la Gante-Wevelgem del año pasado.

Endura LDB Di17

Todo eso está muy bien, es historia y habla del carácter heróico que siempre hemos concedido a estos hombres, sin embargo lo de Qatar es otra cosa, es pura y dura especulación financiera por parte de la UCI porque de lo contrario es inconcebible leer lo que leemos. El Mundial que pise por primera vez la península arábiga corre el peligro de ser recortado a semiclásica de 150 kilómetros, si los médicos desplazados al lugar consideran que hay peligro para la salud de unos corredores, cuyo principal filtro para romper la carrera podrían ser vientos salvajes que provoquen abanicos.

Sí, así de claro, el mundial está en manos del azar del Dios Eolo y de cuánto le dé por calentar al sol para que se desarrolle íntegramente o no. Es obvio que Greipel, Cav, Kittel y cía deben estar contentos por el recorrido que se les ha planteado, ellos también merecen oportunidades, qué duda cabe, pero que no descarten hacer un mundial de carretera entre halos de arena del desierto, la garganta seca y chupando del tubito de una camelbak porque cuatro señores decidieron jugar con su suerte una tarde de octubre.

Dicen que esfuerzos de 250 kilómetros como los previstos para el mundial, pueden provocar golpes de calor. Acabáramos, no hubo tiempo todo el año para saberlo o advertirlo, se monta el tinglado médico y se advierte a puertas de la competición. Eusebio Unzúe dice que directamente lo recorte, lo que sería admitir un error de proporciones históricas para este deporte que a veces parece en manos del mejor postor sin que la salud que tanto preocupa a los que toman dediciones sea motivo para dar un paso atrás mucho antes.

Queremos, deseamos que el mundial salga lo bien que pueda salir, pero sinceramente mucho nos tememos que este año, la carrera más bonita de la temporada nos la han arruinado mucho antes del banderazo de salida.

Imagen tomada del FB del Tour of Qatar

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio