Connect with us

Es el momento de la bicicleta

Opinión ciclista

Es el momento de la bicicleta

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

El otro día la Unión Europea y no sé si también la Organización Mundial de la Salud emitieron un informe: nuestras ciudades están más contaminadas que nunca. Es paradójico, desde luego. La actividad cae, el coche se deja más en casa, la recesión golpea  y la contaminación no retrocede. Cinco años después de que la crisis se pudiera llamar crisis, estos informes evidencian que muchos no han entendido la naturaleza de lo que pasa, y no es otra cosa que la crisis ha venido para quedarse y que en ese contexto contaminar no es una opción.

Endura LDB Di17

Por eso creo que ha llegado el momento de abordar una realidad a todas luces palpable: nuestras ciudades no son “bike friendly”. En muchos casos hablamos de urbes colapsadas de tráfico en las que respiramos –como los propios informes retratan- auténticas cortinas de humo y polución. Somos víctimas de un falso progreso que si bien nos han traído muchas cosas buenas, también nos ha instalado en la cultura de lo fácil y cómodo. No damos un paso más allá si muchas veces no depositamos nuestro culo en el asiento de nuestro coche. Recogemos a nuestros hijos del colegio en coche, hacemos la compra semanal en coche, nos divertimos yendo en coche,… no somos nada sin coche.

No pocas veces vemos que el progreso se mide por la implantación de la bicicleta en una sociedad. Miramos con ansiada envidia ciudades holandesas, danesas y belgas. Son como Tokio en hora punta, pero con sus ciudadanos sobre bicicletas, rondado a los cuatro vientos, en total armonía, sin tropezar, sin entorpecer, viviendo sobre dos ruedas, finas, gordas. Montados en máquinas con o sin cambio, con o sin freno. Viviendo en lugares cien veces más salubres que nuestras ciudades, esas que los mentados informes señalan como las más contaminadas.

Pero la bicicleta tiene muchos enemigos. Algunos están fuera, son obvios e incluso hasta legítimos. Lobbies como los del automóvil por ejemplo que no quiere perder el privilegio que el progreso le ha otorgado creando falsas necesidades en la persona de a pie. Ese mismo lobby es el que emplea mucha gente en todo el mundo en una especie de secuestro pues dice que genera riqueza, que la genera, sin valorar que el modelo sobre el que asienta no es sostenible si no fabrican mejor.

Otros enemigos de la bicicleta son esos alcaldes, concejales y gestores municipales que apuestan por ella al viento electoral, que montan carriles bici y los desmontan a conveniencia. Otros detractores de la bicicleta son los propios conductores. Pero la bicicleta también tiene su caballo de Troya, gente que está en el colectivo pero no respeta la norma, aborda aceras, se salta semáforos,… son los peores prescriptores de la bicicleta, esos que consiguen rechazo social para quienes ni corto ni perezosos, haga calor o frío, deciden un día probar ir al trabajo en bicicleta.

Porque la bicicleta nunca lo tuvo más claro, ni su papel pudo ser más decisivo, creemos que es el momento de esta máquina, en un entorno de poco dinero y de escasez de energía. Qué mejor que emplear la que nosotros podemos desarrollar moviendo unos pedales. La bicicleta no es una opción, es el camino, el problema es que mientras más se tarde en su implantación, más lento y problemático será todo.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio