Connect with us

Es imposible que todas las carreras salgan bien

Cuadernillo Runner

Es imposible que todas las carreras salgan bien

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Sé que algunos seguís el rinconcito runner de este blog y por el cariño que me dispensáis merecéis  cierto grado de sinceridad. Hoy quiero ser sincero: no han salido las cosas como preveía, pero ello lejos de amilanarme me espolea. Está claro que es imposible encadenar buenas carreras hasta el infinito y con esa carta hay que jugar. No queda otra. En Tarragona he aprendido otra valiosa lección.

Hay días en los que cuando te calzas tus zapatillas en los vestuarios de un lugar cualquiera, de una carrera cualquiera, sabes que lo puedes hacer bien. Te ves motivado, mentalizado. El Rey del Mundo. Hoy, este domingo, era el caso. Sabéis que desde que eché a rodar en agosto señalé la fecha del 24 de noviembre como el primer día D de la temporada.

Cambrils ZC, Gran fondo

Me gusta la media maratón de Tarragona. Circuito atractivo que alterna lo urbano con la playa y el polígono, en toda su expresión. Contiene subidas, sí, pero tendidas, y siempre acompañadas de descensos prolongados y agradecidos. Una carrera perfecta, de las de siempre, fenomenalmente organizada, con unos servicios al corredor de diez, que no escatima ni te clava un precio indecente. 20 euros, precio correcto para una de las decanas del calendario catalán, ese que según leí contiene más de 1400 carreras al año, nada menos.

Como dije 20 euros, precio razonable, aunque a la poste caro, pues soy tan capullo que perdí las bambas de competir. Vayamos a la carrera. Llegamos Paco y yo con tiempo de sobra de recoger dorsal, ponernos guapos y salir a calentar. El frío a la salida del pabellón atenaza, vaya si atenaza. Pero no es el momento de ponernos tiquismiquis. Echamos a rodar y con el vaho saliendo de nuestra boca a cada palabra calentamos hasta que el sudor rompe en la espalda y los brazos piden desprenderse de la prenda de manga larga que nos acompaña en la previa.

En total 35 minutos de rodaje, haciendo caso a Cristian. Todo para que de salida no haya problema en coger el ritmo. Nos situamos en la parrilla, segunda línea de un pelotón de 1800 almas, seguro que si peino alguna foto hasta me veo. Salida fuerte, rápida y segura. Objetivo en una hora veinte minutos, el ritmo pues era de 3´50´´ el kilómetro. De inicio el paso es incluso algo más rápido, pero la respiración, las piernas, todo, funciona. Pasamos kilómetros y remontamos plazas, la cabeza de carrera no se ve pero se intuye. En el kilómetro siete nos adelanta el negro que está para ganar el diez mil, malo, no es de recibo que se mezclen carreras de distancias diferentes, aunque los problemas son para él que va haciendo slalom entre nosotros.

Kilómetro ocho, tras varios miles de metros de persecución me meto con Luis –un tipo encantado de Last Zankada- en el grupo de la primera chica, Mireia Sosa, que va pertrechada por varios compañeros de su equipo. Buenas sensaciones, subimos por una avenida sin pestañear hasta que entramos en la Rambla Nova.

primeradona

Hoy fui con esta bicicleta mucho rato hasta que el tren inferior dijo basta

Aquí empieza la montaña rusa. Inexplicablemente me descuelgo. Calma queda carrera, pero es un síntoma nada esperanzador. Les mantengo a distancia, cubro unos cientos de metros solo, me tomo el gel y vuelvo a entrar. Increíble, en otras situaciones me vengo abajo. Primer mal momento superado. Llegarán otros. Pasamos el 11, 12 y 13 y las sensaciones son excelentes. Me veo en medio del grupo del que casi me quedo seguro y tranquilo. Llegamos al Paseo Marítimo, ay el paseo.

De repente, sin avisar, vuelven los problemas. Esta vez son serios, corro sobre barro, es decir sobre dos piernas que se desmoronan sin causa aparente. En el quince me descuelgo, pero les sigo a distancia. En el espolón el viento nos respeta y recojo descolgados del grupo delantero. En esos momentos mi correr es informe, noto que el cuerpo se escurre. La elegancia me abandona y aunque empiezo a echar el resto me quedo a puertas de un premio menor, es decir una hora veintiuno. Al final ni siquiera mejoro mi hora veintidós de Calella. No pasa nada habrá otras ocasiones.

Como complemento a este post quiero poneros estas imágenes de Carles Castillejo atravesando la meta de la maratón de San Sebastián. Los que corremos en Can Mercadé tenemos a este auténtico crack a tiro de piedra cada poco. Su humildad, siempre saludándonos y no omitiendo la conversación, hace que estas imágenes, viéndole llorar como un crío, no nos dejen indiferentes al tiempo que explican la dimensión del deporte profesional, algo que los amateurs nunca acertaremos a experimentar.

Foto tomada de http://www.mitjatarragona.cat

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Cuadernillo Runner

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio