Connect with us

La Escalada a Montjuïc nos pone nostálgicos

Escalada a Montjuic JoanSeguidor

Ciclismo antiguo

La Escalada a Montjuïc nos pone nostálgicos

La Escalada a Montjuïc nos pone nostálgicos

Cycling Costa-Daurada

Por la Escalada a Montjuïc todos los grandes quisieron pasar una día u otro

Soy un nostálgico.

Y un romántico, del ciclismo heroico.

No lo puedo remediar.

Y es que cuando los árboles de mi ciudad se visten de colores dorados y el cielo azul, radiante, con esa luz diurna tan clara y diáfana que sólo el mes de octubre nos proporciona, es cuando me invade el desconsuelo.

Berria Junio

Sí, la echo de menos, y es que ya han pasado once años desde que la tradicional Escalada a Montjuïc -la “montaña mágica” de Barcelona- bajara el telón ya no sólo de aquella temporada sino que además lo hizo de forma definitiva.

Un disgusto que nos llevamos los aficionados a un tipo de ciclismo diferente, con un carácter único y un formato muy original, que combinaba una carrera en línea que consistía en dar cinco vueltas a un circuito de 24,3 km, por las carreteras que entrelazan la montaña olímpica y una dura cronoescalada de 8,7 km al Castell, antigua fortificación de la Ciudad Condal y que domina el skyline de su frente marítimo.

Y es que aquel 2008, como otras muchas cosas, la crisis y la falta de patrocinadores se llevaron por delante esta clásica del panorama internacional, que cerraba la temporada y ponía broche de oro a la competición dentro del cansado pelotón ciclista en Europa.

Cada vez se requería más dinero para atraer las fatigadas piernas de los corredores, que ya empezaban a sufrir un calendario marcado por la globalización y que, por tanto, ya no acababa en Montjuïc.

DT-Swiss 2019

Pero a pesar de esta decadencia sufrida sobre todo con la entrada en el nuevo milenio, la Escalada tuvo ese auge que mantuvo durante bastantes años, y era un preciado botín de fin de temporada para aquellos que querían lucirse, antes del merecido descanso, delante de la afición o los que querían reivindicarse ya de cara al año siguiente, buscando la renovación con su equipo o bien para intentar cambiar de aires.

Desde aquel otoño de 2007, el fin de curso para los aficionados ya no ha sido lo mismo.

Se encuentran a faltar las grandes figuras del pedal retorciéndose por la terrorífica rampa al 14% que lleva a los ciclistas desde el mar a la montaña, mientras el teleférico asciende, de manera parsimoniosa, pasando por encima de sus cabezas.

Montjuïc, el escenario

Esta imagen indeleble que sobrevive en nuestro imaginario colectivo, con la ciudad como telón de fondo, el edificio de las Tres Chimeneas que se asoma a sus cuestas porque no quiere perderse el espectáculo único que ofrece esta escalera al cielo de Barcelona o el paso por el monumento que homenajea a “La Sardana”,  es todo un símbolo que va de la mano del pelotón y que no puede faltar en el álbum de fotografías de la Escalada.

Y los barceloneses… un público entregado que abarrotaba las cunetas en sus curvas y revueltas, en una matinal en la que se acercaban para ver de cerca a sus ídolos, a los que sólo habían podido seguir leyendo sus gestas en las épicas crónicas de la época, o bien, con la llegada de la televisión, esos que habían visto por la tele atacando puertos como Lagos de Covadonga, Tourmalet, Alpe d’Huez o Stelvio, entre otros, y que ahora los tenían allí, en su montaña, dando más brillo y esplendor a la prueba.

La Escalada siempre fue una referencia internacional.

Había nacido en el año 1965 a partir de una original idea de Joaquim Sabaté, presidente del Esport Ciclista Barcelona, y enseguida se consolidó como un evento ciclista de primer orden, que relanzó a la capital catalana otorgándole una nueva imagen, más moderna y cosmopolita, formando parte indisoluble del patrimonio cultural y deportivo de Catalunya.

Aquella primera edición la ganó el célebre Federico Martín Bahamontes, dándole notoriedad desde el principio al acontecimiento.

Si hablamos de la Escalada a Montjuïc (o simplemente, L’Escalada) lo hemos de hacer como si de un museo al aire libre de la historia del ciclismo se tratase.

Por esta rampa de 2,5 km a una media de casi al 7%, con rampas de hasta el 14%, han pasado mitos vivientes como Eddy Merckx, que se la adjudicó hasta en seis ocasiones, o Raymond Poulidor, que venía a Montjuïc a ganar, y a demostrar sus dotes de escalador, aprovechando la ausencia de Anquetil, que en esta época ya disfrutaba de sus vacaciones.

xxxx

Otros grandes campeones que hicieron historia en el corazón de esta montaña los podemos encontrar en los nombres de Fignon, Zoetemelk, Criquielon, Lejarreta (que inscribió hasta 5 veces su nombre en su palmarés), Rominger, Zulle y ya más recientemente, Purito Rodríguez o Beloki.

 

En la última edición del 2007 nadie se podía imaginar que Dani Moreno, bajando del podio de Montjuïc, iba a tener el honor de ser su último ganador.

También eran muchos los que al final de esta rampa ponían punto y final a su carrera, despidiéndose de la afición, algo que hizo por ejemplo Perico Delgado.

Para muchos, despedir la temporada ciclista viendo la Escalada por televisión, significaba apurar el último sorbo de ver a los artistas del pedal en acción al menos hasta el mes de febrero, en el que volvían las retransmisiones en la competición que daba el pistoletazo de salida en la isla de Mallorca con su tradicional Challenge.

El próximo fin de semana el ciclismo se cita en Cambrils 

Como curiosidad, resaltar que la famosa rampa de acceso al castillo donde han quedado inmortalizadas bellas imágenes para la posterioridad, en realidad es contra dirección para todo tipo de vehículos, incluidas las bicicletas, claro, aunque se habla de la posibilidad de diseñar un carril bici cuesta arriba para que todos los aficionados podamos escalar la mítica montaña emulando a nuestros grandes campeones mientras culebreamos por esta cinta gris asfaltada y podamos alzar los brazos después de haber superado este épico rincón inclinado de la ciudad de Barcelona.

Esperemos que en un futuro no demasiado lejano alguien sea capaz de poner pasta encima de la mesa para volver a recuperarla. Eso deseamos todos.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada: Biela Libre

 

 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclismo antiguo

Podcast GIRO ITALIA

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio