Ese estercolero llamado ciclismo

2
4
vistas
Llevo días anidando la sensación de que Alberto Contador no va a estar en la próxima edición del Tour. Aunque la incerteza de ese concurso sigue vigente, quizá hoy tome cuerpo sobretodo si tenemos en cuenta la jurisprudencia del Tour en casos inconclusos que amenazan con salpicarle.
De cualquiera de las maneras la nueva dilación sobre el caso del madrileño imprime la necesidad de una reflexión de fondo. Por qué lo que en otros deportes se simplifica, en ciclismo se resulta tan complicado de resolver??? De cualquiera de las maneras, y a diferencia de otras actividades, en ciclismo las polémicas no son cartón piedra. ¿dónde quedaron esas acusaciones de dopaje del Madrid al Barça? Nosotros ya anticipamos lo inofensivas de aquellas acusaciones como parte del humillo que rodea el deporte rey. Otros mundos facilitan salidas B a situaciones comprometidas, como dolores de rodilla, calambres, males ajenos,… y tenemos la F1 que directamente sentencia de forma indiscriminadamente partidista dependiendo los afectados. La veleta justiciera que gira al son del viento que mejor sopla.
En ciclismo como digo las polémicas son de tangibles. La seguridad de los corredores, tema que se llevó por delante uno de los grandes alicientes de este Giro, el Crostis. Aquí hablamos de un corredor fallecido en competición cuando nada parecía indicar peligro alguno. Aquí nos enfrentamos a affaires que pueden arruinar la carrera de un deportista. Las acusaciones no se vierten de forma azarosa, ni gratuita. El listado de desnucados en la cuneta es enorme y no siempre anónimos. Aquí se apunta a la cabeza, al número uno. Se hizo antes y se hace ahora.
Lamentablemente el ciclismo se ha vuelto el estercolero de la prensa rosa aplicada al deporte. Allí donde os periodistas metidos a forenses diseccionan los desechos en las puertas de los hoteles por si a alguno se le ha escapado una pomada con corticoides. Quizá veamos más trajín alrededor de los hoteles de Rabobank y Radioshack este año por eso que se ha situado en el candelero un listado de sospechosos de 1 al 10. Nosotros mismos nos encargamos de airear las vergüenzas a las que otros no tienen acceso.
Este es nuestro ciclismo, el que nos engancha como nada ni nadie, pero que nos causa la mayor repugnancia al momento. ¿El final de todo esto? No se adivina. 

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Aquí todo se resume, como es habitual, a: "poderoso caballero es don dinero". Cuando las altas élites comprendan que esto es un deporte y deben luchar por su salud, y no sólo ocuparse del bienestar económico del mismo y de que, a largo plazo (esto implica cierta paciencia), lo primero implicará a lo segundo. ¿Hay soluciones? Sí, levantarse en filas, comprender que es deber de todos salvar esto y, si hace falta, echar a los cappos lanzándoles adoquines en la testa si es necesario.

  2. opción radical pero válida. Como me dijo Sastre un día "es imposible que haya consenso en el pelotón con tantas nacionalidades, equipos, sueldos…" el vil metal siempre aparece. En este Giro por eso se les ha ido la mano

Deja un comentario