Ese pequeño ciclismo que tanto nos gusta

1
9
vistas

Curiosa, interesante y fenomenal charla que he tenido esta mañana con Jon Odriozola. Cansado y ojeroso, citamos al director del Murias para hablar de su periplo al frente del Orbea continental que se integró en la estructura de la Fundación Euskadi allá por 2005.

“Categoría continental”, bonita palabra. Tiene eso, unos diez años. Surgió como peldaño intermedio, escalón para acceder al máximo nivel. “Le das la opción de correr al chaval con pros, tener su primer sueldo, contar con el mejor material” remacha Jon, un tipo que corroboró en persona la opinión que me merecía antes de conocerlo: una persona que merece suerte porque además en la suya va la de no pocos chavales que buscan salir adelante en esto.

Tuvo, por circunstancias del guión, que dirigir el Euskaltel algún año dejando su proyecto continental en el camino. Sin embargo él siembre extrañó el ciclismo que vio hace diez años con un equipo que se mantuvo hasta 2012, y que ahora revive con el Murias.

Y entonces pasó a describir lo que ocurre en las carreras de segundo nivel en Francia. Me habló de una carrera mágica como el Tro Bro Leon, de Plumelec,… de carreras con organizaciones de Pro Tour pero con caravanas y caravanas de gente en la cuneta, haciendo cola, esperando el turno para ver a los pros pasar volando. Carreras donde los World Tour franceses se arremangan y bajan a lo que fueron sus raíces: ciclismo virgen, corrido a pelo, con estrategia, obviamente, pero con el corazón. Ciclismo como el de los Cuatro Días de Dunkerque por ejemplo.

Un ciclismo pequeño si quieren, pero auténtico, sin cámaras de grandes medios para pervertirlo, corrido en coros de gente, que lo sienten como suyo, porque les visita a la puerta de casa. “Sin esas salidas y llegadas despobladas de la París-Niza” rememora Jon, porque ese ciclismo es del que un día u otro salieron todas las estrellas.

Ahora el Murias afina el tiro para una carrera especial, la Ruta del Sur, en la que chavales cargados de ilusión compartirán pelotón con los dos últimos ganadores del Giro, Nairo y Contador. Espero que, a pesar de los pesares, y las invisibles dificultades que rodean cualquier cosa que se quiera emprender en ciclismo, Jon tenga la suerte y el apoyo de seguir adelante. Se lo merece él, y ese “pequeño ciclismo” que nos reconcilia con esa esencia que muchas veces creemos perdida en el camino.

Foto tomada de http://www.ouest-france.fr

INFO

2

Dicen que la Urban Run 2.0 es “una camiseta ligera de manga corta con lana de merino para corredores urbanos. Aspecto moderno y tacto suave. Confort extraordinario en contacto con la piel” y es cierto, fresca, ligera, suave no la notas

1 COMENTARIO

Deja un comentario