Connect with us

El espejismo del ciclocross español

Destacado

El espejismo del ciclocross español

Mediolanum – Giro

El palpito nos decía que estos Mundiales de ciclocross en Luxemburgo no iban a ser igual que otros para la delegación española. Ese pálpito hablaba de nombres concretos y gente desacomplejada que no sabía del tremendo vacío hispano en la cita con el barro. Años y años de presencia testimonial, en los que si uno de los nuestros asomaba cerca del top ten ya había motivos de celebración y descorche de cava, años en los que íbamos sin alma, a ver qué pasaba, a coger y coger experiencia, islas en medio del océano, que no sabían muy bien para dónde tirar. Incluso, en lo peor de la crisis, aquí llegamos a cuestionarnos si merecería la pena el desembolso para una cita en la que no había mucho en juego.

Pero como digo había pálpito. Los juveniles se dejaron sus opciones en la lotería del hielo pero no así Felipe Orts que hizo la carrera perfecta para colgarse una plata a todas luces histórica. La de Felipe es para mí la respuesta a las muchas preguntas que siempre nos hemos hecho por aquí respecto al ciclocross hispano y qué debería hacer para llegar al nivel de las potencias. Está claro que queda mucho para ello, pero ojo, que la cantidad de carreras que ha florecido en el territorio, las participaciones masivas en muchas de ellas, algunas con listados de veteranos y masters realmente abultados, no podía traer otra cosa que no fuera un salto en la calidad de los nuestros más allá.

El ciclocross vive una edad dorada en España. Esa proliferación de carreras ha traído consigo que nos preguntáramos por lo que al final ha pasado. Incluso creo que, si no me equivoco, que hay quien ha metido en su escuela el arte de trazar en el prado y los barrizales entre sus lecciones. Eso significa mucho, a mi entender todo.

Orts ha torcido la vara, pero ahora viene la segunda parte de esta historia ¿nos quedamos aquí o miraremos con ambición lo que ha de venir? Sinceramente esto es ahora una pelota en el tejado de federaciones y entes públicos. Si a la experiencia me he de remitir, no podemos ser optimistas. Hay un precedente clarísimo de modalidad ciclista que triunfó y fue dejada de la mano de Dios: el ciclismo en pista que cosechó cuatro medallas en Atenas 2004. Pero si al año siguiente no se pudo ir al mundial de Los Angeles porque hubo flagrantes errores en la inscripción por parte de la española. Jaume Mas, el seleccionador entonces, siempre dice que tendría para escribir un libro.

Cuando ves este antecedente no puedes ser optimista y menos en un sistema de becas y ayudas que se vuelca en el deporte olímpico como ocurre en España. A ello se le añade la nula cobertura mediática, algo que por esperado no significa que no duela y que complique, un poco más, la situación. Por todo ello celebramos el éxito de Orts y el talento de Feijoo y Jofre, que seguro que inspirarán a más de uno, pero con todas las reservas lo que les hace falta para crecer –lo que hacen los ingleses– no sé yo si lo tendrán y sin ello, creo que esto puede ser un espejismo, uno de esos sueños que fue bonito mientras duró.

Imagen tomada del FB de Felipe Orts

INFO

RH Hoteles sabe lo que quiere el ciclista…

Labrava
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Destacado

Podcast GIRO ITALIA

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio