Este Giro sale sin dorsal uno

1
2
vistas

Quiero irme unos años atrás. A 2009. El año del revuelo ante el retorno de Lance Armstrong al pelotón. La temporada que ubicó al estadounidense en el equipo de Alberto Contador en una relación que a pesar de lo que se comentó de inicio se planteaba imposible. Entre otras prerrogativas Armstrong valoraba su retorno en clave optimista. “Si en mi ausencia Carlos Sastre ha podido ganar un Tour…” llegó a insinuar.

1

Luego llegó el Tour. Salía desde Mónaco y desde el primer momento la rivalidad de americano y español fue suficiente para ningunear de forma lacerante el vigente ganador. Luego, con la carrera lanzada, Sastre hizo la peor defensa del maillot amarillo que se recuerda. Fueron circunstancias de carrera, añadidas a que Sastre ya había quemado cartuchos en un fenomenal Giro que acabó en el podio por desaliño de Danilo Di Luca.

El ambiente que rodeó a Sastre en esa carrera fue óbice para que el resultado fuera el que fue. Poco menos que fue apartado de las portadas y titulares como en el presente Giro, el que arranca en tres días, se está haciendo con Ryder Hesjedal. Al canadiense nadie le sitúa en las quinielas y en caso de que aparezca se hace como cortesía al ganador saliente, que no por convencimiento.

Está claro que la victoria del ciclista del Garmin en el pasado Giro no invita a ponerle en primera línea, pero a un ganador de una gran vuelta se le suponen virtudes que al menos le sirvan para gozar de cierto respeto y aprecio por quienes realizan los pronósticos. Hesjedal es a Sastre lo que Wiggins y Nibali son a Contador y Armstrong.

Sin embargo no hacemos bien desplazando el foco tan lejos del ganador del último Giro. Primero por que el triunfo del año pasado lo logró frente al primer ciclista de la UCI, Joaquim Rodriguez, y también por que lo obtuvo en buena lid, haciendo valer sus armas, que no son un dispendio de energía, pero en igualdad de condiciones al fin.

Con todo creemos que el canadiense que porte el uno a su espalda tiene sus bazas, y buenas, para intentar hacer una honrosa defensa de su título. Ya ven que yo tampoco estoy muy convenido de sus opciones, aunque sin embargo creo que en esta Italia de viradas carreteras y complejos itinerarios puede sacar partido a sus características de hombre siempre atento y bien situado, dos cualidades que suplen su evidente desventaja física respecto a los favoritos cinco estrellas.

A todo ello cabe sumarle un equipo que corre como eso, un equipo, que no lleva muchos triunfos este año, pero sí lo suficientemente simbólicos como para ser tenido en cuenta. Garmin es un bloque especialista en alargar sus opciones y ser protagonista en terrenos donde esperamos a otros. Además lo hacen con ciclistas no especialmente agraciados e inferiores en apariencia. Miren Daniel Martin y su endémico aspecto de fragilidad o el tortazo que Johan Van Summeren le dio a Fabian Cancellara en la Roubaix de hace dos años.

Con todo conviene no olvidar que este Giro tiene un dorsal uno, que se llama Ryder Hesjedal, y que corre con la vitola “100 x 100 clean”, algo que al menos debería granjearnos su simpatía.

Foto tomada de www.prensalibre.com

 

 

 

 

1 COMENTARIO

Deja un comentario