Estos Schleck están locos

0
3
vistas
Desde la más tierna infancia, muchos de nosotros nos hemos dejado caer por las laderas  azarosas de la vida de dos héroes de cómic llamados Asterix y Obelix. Dos galos, sí de la Galia, aposentados en un diminuto reducto allá por la Normandía, que rara vez caían perdedores ante las acometidas de la masa de romanos que luchaba por el control total del país vecino. A pesar de ser abrumante mayoría y gozar de los elementos físicos mejor dotados de época insistían en choque frontal con nuestros dos héroes, siendo estos poseedores de una poción mágica que  les daba superioridad real sobre una masa inabarcable. “Están locos estos romanos” repetía Obelix cuando los veía venir.
Y en estas que en el ciclismo el linaje familiar de más abolengo, originario del ducado centroeuropeo, los Schleck repiten una y otra vez la misma fórmula que repetidamente les lleva a plazas de plata y bronce, pero nunca de oro. Ante las alternativas surgidas a la vista del recorrido presentado por el Tour, 100 kilómetros contra el crono es un lastre que los brothers no están prestos a asumir con éxito, muchos apuntaron la posibilidad de que corrieran el Giro, más duro, más descarnado, menos científico, más acorde a sus posibilidades. Así lo entendió, con acierto, este año Joaquim Rodríguez, a quien no le compensa hipotecar años enteros por brindar al sol durante julio en Francia. Así lo entienden todos, menos ellos.
Por que los años pasan, y el pequeño Andy, ya no volverá a vestir de blanco nunca más en la más grande, mientras que a su hermano se pasa el arroz con paupérrimos bagajes anuales, sin triunfos que llevarse a la vitrina y un podio en el Tour como única muesca rehundida con notoriedad. De esta manera, los hermanos no parecen si quiera asumir la hipótesis que su nuevo director, Johan Bruyneel, apuntó al decir que el “rosa le sentaría bien a Andy”. Incluso Frank espera milagros sobre una cabra por el mero hecho de someterse al director belga. Si les evita clamorosos ridículos sobre el asfalto que se dé por satisfecho.
Y a todo ello, con la plana mayor con el lápiz afilado en la salida de Lieja de aquí a ocho meses, se nos ocurren varios nombres por encima de ellos, nombres de ciclistas, todos ellos, más completos, más honrados, menos huraños,… ciclistas que demuestran querer el ciclismo y que por lo tanto merecen más suerte. En circunstancias normales, y con el trazado de 2012 sobre la mesa, Evans, Contador, Horner, Leipheimer, Wiggins, Nibali, … todos aparecen un punto por encima, y aún parecen empeñados en la empresa francesa, lo dicho “están locos estos Schleck”.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Deja un comentario