El eterno debate del cicloturismo

0
10
vistas

A veces las etapas intrascendentes se generan los debates más insospechados y en la jornada que Boasson Hagen ganó en el Dauphiné, la retransmisión de Eurosport se fijó en la Quebrantahuesos, el cicloturismo, lo que implica y los riesgos que corre.

Siempre, siempre, por estas fechas surge el mismo debate, los mismos argumentos, pasan los años, y sigue todo igual. En una semana escasa será la gran cita cicloturista del año, la QH, una suerte de rey midas por las montañas de Huesca, con acceso a Francia y vuelta. Una cita para la que hay sorteo para poder optar a dorsal, algo que se ve en contadas cosas, por ejemplo la maratón neoyorquina.

En este mal anillado cuaderno siempre hemos sido claros que por cicloturismo entendemos las alforjas, el disfrute del paisaje, el “slow cyclingy si nos apuráis hasta una experiencia gastronómica, si la tarde te la dejas libre.

Aqui en España tenemos mal llamadas marchas cicloturistas, que no son marchas, son competiciones encubiertas, auténticos sumideros de gente que en otra vida quiso ser campeón pero que la realidad le puso donde estamos el 99.9% de lo mortales.

Entiendo que haya ansia por completar el recorrido lo más rápido posible, entiendo que haya competitividad -un servidor vive también colgado del crono para otros menesteres-, entiendo todo eso y es loable, porque mientras mejoras sobre la bicicleta o corriendo a pie no estás pensando en lo triste de la vida y en las cosas que pueden deprimirte.

Pero ¿es una marcha cicloturista el foro para desahogarse? yo creo que no, para nada y menos en los tiempos que corren, en los que Strava te mide con medio mundo en un suspiro, como para ver quién la tiene más larga, vamos. No creo que lo sea por una razón, porque quienes garantizan la seguridad llegará el día que no se harán cargo de ello, y entonces habrá un problema. No ha pasado mucho, pero ha pasado, marchas que han dejado de hacerse por esa cuestión.

Si en un pelotón de cicloturistas los primeros les meten una minutada a los últimos, hay tantos kilómetros por controlar que no hay ni cuerpo de seguridad ni batería de voluntarios capaces de mantener aquello seguro. A ello se añade la anarquía de muchas personas, entrando por la izquierda en las curvas o en las rotondas -las marchas suelen tener tráfico abierto-. Lo dijo Eduardo Chozas, hastiado, pero aquí también lo comentó el José Sauri, responsable de cicloturismo de la Valenciana.

Con todos los respetos hay un completo calendario master para sacarse los ojos, y si alguno quiere competir en recorridos de marchas, de 200 o más kilómetros, porque las carreras master se le quedan pequeñas, o no sabe de ellas, que surja una oferta que satisfaga esta demanda y les cargue el precio que salga de organizar saraos dignos del world tour para estas categorías. Ahora bien, que sepan que por ejemplo si quieren caña, en Catalunya la tendrían, porque tenemos campeones elite y master que fueron amateurs de primer nivel hace quince años, el caso de Guillem Muñoz, cuando no olímpicos, el ejemplo de Antoni Miguel. Que se midan a estos, quizá entonces tengan la medida de quiénes son y a dónde pueden llegar.

Imagen tomada del FB de la Quebrantahuesos

INFO

Por tercer año consecutivo los amantes de las dos ruedas tienen una cita en el Parque Natural de Somiedo – Asturias.
El 20 de Agosoto la Clásica Puertos de Somiedo te brindará la posibilidad de subir 4 puertos de la Vuelta a España finalizando el el Alto de la Farrapona Lagos de Somiedo. Pero para llegar alli habremos tenido que pasar el Puerto de Somiedo (1ª cat), Puerto de Ventana (3ª cat), y el temido Puerto San Lorenzo (cat especial) con unos 5 últimos km que no bajan del 10%.

Publicidad

Deja un comentario