Una de ciclismo ficción

0
2
vistas

Y Louison Bobet, empezado a ser considerado por muchos eterna promesa, se armó de valor y cogió la responsabilidad del Tour. Envió a su gregario Deledda por delante y luego arrancó. Arrancó en el Vars, acompañado de Jesús Lorono, el bilbaíno rival de Bahamontes, y Sena. Luego vino el Izoard y ahí Bobet ya iba solo. Dejó atrás a sus compañeros, aprovechó la cabeza de puente de su compañero Deledda y voló, contra él mismo, como los grandes campeones sólo pueden hacer. Bobet coronó el Izoard, el puerto que muestra sus fauces, luce colmillos, dentelladas de piedra, y sacó una eternidad a sus rivales.

El Tour caminaba torpe, espeso. El Leopard lanzó la carrera de lejos. Andy Schleck tenía un plan: doble o nada. Iba fugado Maxime Monfort. Schleck saltó a una eternidad. Solo en medio del Izoard y con los 2600 metros del Galibier por superar. Su gregario también le esperó.  Andy puso contra las cuerdas a Cadel Evans cuando la carrera parecía franca para el australiano. Otro día mayúsculo de ciclismo.

Dos momentos, separados por medio siglo. Dos  momentos, los anteriormente descritos, de antología ciclista en el Izoard, ese alto cuya subida en el presente Tour no ha deparado más que los puntos y euros embolsados por Purito Rodríguez al coronarlo primero. El Izoard en este Tour fue Souvenir Henri Desgrange y pasó con más pena con gloria sobre la historia de la carrera.

Este año el Izoard fue interesante en el descenso. Pero la subida, la subida fue otra historia, una anodina historia. Llevamos unos años en el Tour donde grandes cimas son mancilladas en su leyenda e historia. Años en los que hemos visto grandes pelotones coronar el Tourmalet, el Aubisque, la Croix de Fer. Grandes nombres, auténticas enseñas del ciclismo mundial pasando de puntillas por la modernidad.

Hay en el pelotón dos corrientes de actuación ante la superioridad de Vincenzo Nibali. El director del AG2R decía en Chamrousse que Bardet lo hizo bien, pero que debería haberlo hecho mejor. El director del Movistar aplaudía la segunda plaza de Valverde admitiendo con la boca pequeña que el líder se les va. Dos actitudes, dos formas de ver la carrera que en Risoul se vieron plasmadas. El murciano a ramalazos, atacando para quedarse, queriendo y no pudiendo. Adujo un incidente mecánico, pero se le ve justo y sus rivales no son pocos. Bardet de menos a más, culminando la faena de su equipo. Coherencia frente a improvisación. Se estrecha la lucha por el podio y se ensancha el liderato. Si alguien no le empuja, Nibali lo tiene en su mano.

#fact Preguntado por la rivalidad de Thiabut Pinot y Romain Bardet, el primer ministro francés Manuel Valls se refirió a la rivalidad Anquetil y Poulidor si bien admitió que su debilidad se llama Tony Gallopin por ser de su zona.

#àdemain El Tour se va la zona taurina por antonomasia. Nîmes es el último alto antes de la llegada de los Pirineos. 222  kilómetros de calor previsiblemente exigente para que los velocistas recuperen protagonismo.

INFO

Eurosport es la casa del ciclismo

1EUROS

Con el Tour afrontando su segunda semana es buen momento para recordar la extensa oferta de Eurosport en el ciclismo. Todos los días LIVE la etapa más las previas y análisis con Greg Lemond, micrófono en mano en las cunetas de la meta, y Juan Antonio Flecha pululando por los buses. En agosto toda la aproximación a la Vuelta a España se dará en bloque a través de este canal. Podéis tener aquí más información.