Connect with us

Flandes no premia rácanos

Opinión ciclista

Flandes no premia rácanos

LBD Cambrils P

Hay un equipo que vive en “Alicia en el País de las Maravillas”. Es un equipo que tuvo en una misma carrera, aunque con otro nombre, a Peeters, Museeuw, Bortolami, Taffi y Ballerini, que en paz descanse. Un equipo multimillonario, dirigido por Patrick Lefevere, un hombre con un poder que pocos podemos imaginar, que jugó tanto a contemporizar que acabó perdiendo un Tour de Flandes. Me alegro, se lo merecieron.

No me malinterpreten, Fabian Cancellera mereció ganar, pero cuando una carrera se pone dura, efectúa sus selecciones y cuatro o cinco hombres de tu equipo circulan con los mejores, no es normal que se te vaya la carrera de esa manera y acabes confiando en Stijn Vandenbergh, quien encima se metió en el carril sucio del sprint final una vez chupó rueda de lo lindo.

LBD Campus Melcior M

Hace no mucho que dijimos que Fabian Cancellara sólo sabía ganar a lo bruto, sino lo petaba todo, carecía de pegada. Ahora ese papel se lo relega a Sep Vanmarcke, ansioso como él solo, que quema naves y entra al trapo pero no remata. El belga, tras ser segundo el año pasado en Roubaix y tercero en Flandes, de cuerpo presente, merece un gran triunfo.

Pero no quitemos el foco sobre el auténtico jefe en estos parajes. Si Boonen siendo de Amberes no es flamenco, ¿cuál ser la condición de Cancellara en estos lares? El suizo ha sido jefe más que nunca y no de boquilla. Lo suyo no es fogueo, es fuego limpio y sincero, directo y conciso. Cancellara descubrió una nueva dimensión para ganar en Roubaix 2013, ahora en Flandes descubre una versión mejorada. Ataca pero se lleva paquete a rueda, aguanta, mide y remata. Es el Cancellara 3.0.

Porque los cambios han sentado bien a Flandes. Al lento pasar de kilómetros se le unió una carrera silenciosa, invisible, pero muy tangible: caídas, cortes, pinchazos. Flandes también es eso, de ahí que cuando se le cargó el mochuelo a Peter Sagan –qué lago se le va a hacer el camino hacia su primer monumento- antes del último paso por el viejo Kwaremont, la estrategia de Omega fue inaceptable de toda regla. Con Terpstra, Stybar y Boonen como cabezas visibles, no se puede jugar al ajedrez, hay que hacer una “blitzrieg” en toda regla y romper la vanguardia de tu rival, más que nada porque cada kilómetro que pase vivo es un kilómetro que Cancellara acabará haciendo suyo.

Pero este balance de Flandes sería incompleto sin hablar de Greg Van Avermaet, un ciclista mayúsculo sin un triunfo mayúsculo y eso que lo busca hasta la extenuación. Si hace una semana, en San Remo, en el clamor de la lluvia, dijimos que BMC fue una “casa de putas” en Flandes han estado perfectos, llevar tus gallos todos juntos hasta el final, el Omega lo demostró, no es útil. Las bazas están para quemarlas: Taylor Phinney, Manuel Quinziato y al final Van Avermaet. Perfecto.

Y nos queda Sep Vanmarcke a quien le falta un hervor en grandes distancias. Ganó hace dos años una Het Nieuwsblad al mejor Boonen, pero esto es un monumento y ser requiere algo más, un poco más quizá, un margen que Fabian Cancellara hace tiempo que dominó. Igualado en Flandes, el suizo apunta al récord de Boonen y De Vlaeminck en Roubaix.

Foto tomada de www.bontrager.com

2 Comentarios

Más en Opinión ciclista

Inicio