Formigal es José Manuel Fuente

0
13
vistas

Joan Plans fue una de las plumas más destacadas del ciclismo español en los años centrales del pasado siglo. Acuñó el ciclismo en el decano de la prensa deportiva, El Mundo Deportivo. Pero sus crónicas rebosantes de sapiencia tuvieron truco, antes fue ciclista, sí, de pista y carretera. No en vano fue ocho veces campeón de España de velocidad.

 

Su crónica del día 10 de mayo de 1972 se iniciaba así:

 

“Lo que no hacen los hombres por su propia voluntad, lo hacen las montañas. Hoy hemos visto una etapa casi entera de gran ciclismo, de aquel, ciclismo que sólo obedece a las propias fuerzas de cada hombre y a la voluntad que se pone en la lucha. Cridas a esto, tenemos un nuevo e Inesperado líder”

 

Ese día no hubo matices. Se hundieron todos los favoritos ¿todos? No, todos no. Hubo uno, raza, coraje y talento, que emergió. José Manuel Fuente, el Tarangu, el visceral escalador asturiano dio un nombre a Formigal. Ubicó el enclave aragonés en el mapa. La última cima pirenaica de esta Vuelta guarda una historia muy profunda,

Domingo Perurera dominaba la Vuelta de 1972. Llegaba la gran jornada pirenaica. En el Mon Repos se arma. Pepe Grande ataca, Fuente a su rueda. Colaboran juntos, mientras los compañeros del asturiano por detrás duermen la carrera en un sueño amarillo, por que todo es amarillo, el líder Perurena, pero también sus compañeros  Lasa, Pesarrodona y González Linares.

Pero el día tiene un tipo desenfrenado. Fuente vuela solo antes de coronar Mon Repos. Grande cede por la cima minuto y medio, más allá de los cinco minutos pasa el pelotón. La subida a Formigal asiste a la mejor jornada del Tarangu en la etapa que su ímpetu casó con la estrategia en un todo perfecto. Fuente no percibe el cansancio y en la cima sentencia la Vuelta a España de 1972 a cinco días de la conclusión en Donosti.

Al campeón le llueven los elogios, el calor popular, las rotativas y una buena cantidad de dinero. Se embolsa en una jornada 36.000 pesetas de las entonces desglosadas en 15.000 por ganar la etapa más 8.000 por cada puerto que corona en cabeza y migajas recogidas en metas volantes y demás.

Sí, el día que la Vuelta vuelve a Forgmigal, no lo hace desde 1977 con la inverosímil victoria de Freddy Maertens, no nos cabía otro nombre que el de Fuente. Y esta ha sido nuestra muesca.

Aquí tenéis un bello vídeo de aquel día.

Publicidad

Deja un comentario