Francesco Moser en su laberinto de declaraciones

2
7
vistas

Los abuelos cebolleta sugieren esa figura desfasada, intransigente, venidos a menos por la edad, poseedores de la verdad absoluta y creyentes de que su tiempo fue “el tiempo”. En ciclismo hay un carrusel de ellos. Pasan, entran, la sueltan y con la cátedra de la edad y la sapiencia que se les atribuye omiten réplica. En España tenemos a Federico Martín Bahamontes y la carencia de huevos de los escaladores del siglo XXI. Aún no sé si lo de su helado en la cima fue o no cierto.

Luego a nivel internacional hay varios. Bernard Hinault se despacha a gusto, éste con razón sobre los apolillados rendimientos de los ciclistas franceses. Otro, ahora que viene ciclocross, es Roger De Vlaeminck, quien fijó punto de mira sobre Niels Albert, dos veces ya campeón del mundo, pero también ante Tom Boonen cuando firmó una campaña de adoquines colosal.

En www.Velonation.com han repercutido unas impresiones de Francesco Moser sobre Bradley Wiggins y Vicenzo Nibalil. De éste último apostilla que “es un buen corredor pero no un campeón”. Opina, entiendo con razón, que “en los dos últimos grandes eventos no estuvo al nivel. En el Mundial atacó a destiempo y lanzó a Gilbert y en Lombardía desapareció en el momento crucial”.

Más controvertidas parecen sus palabras sobre Wiggins quien no pasa un día sin que nadie lo enjuicie: “Ganó un Tour perfectamente diseñado para él. No creo que fuera capaz de repetir lo mismo en un recorrido diferente”. Acabáramos, Wiggins ha ganado un Tour, pero no valora su tridente de vueltas HC, que sumadas conforman tres semanas de competición con los más variopintos trazados.

Pero hay más, Moser se atreve a cuestionar las virtudes de Wiggins por ganar en un trazado que, sí, era idóneo para él. Francesco Moser ganó un Giro por la convergencia de todos los sectores de Italia. Apoyado por público, organización y sistema mediático birló de la peor manera la carrera a Laurent Fignon. Hasta anularon la etapa del Stelvio. Y ello sin proclamar sus relaciones con Conconi y Ferrari como médicos de postín.

Eso, querido Francesco, ahora mismo, hoy en día, sería motivo para crucificarte. Lo que entonces era admirable, por recurrir a un médico cojonudo que resucitaba los muertos, ahora mismo te sirve para cavarte tu propia tumba. Con esas cadenas compiten, por ejemplo, Nibali y Wiggins, cosa que tú no.

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Probablemente estas "viejas glorias" del ciclismo, lo único que quieren es que se les recuerde que aún siguen entre nosotros y que mejor manera de hacerlo que despachandose con comentarios fuera de lugar. Que Francesco Moser lo haga con Wiggins, más o menos lo entenderia; pero que se meta con Nibali que es igualmente italiano… teniendo él cosas que callar. ¿No será que se le va un poco la cabeza?

  2. Por la regla del tres esta famosa frase, "de que antaño era mas duro", ningún ciclista podría decir nada, excepto aquellos que corrieron el Tour de 1924.

    Hay mucho individuo suelto, que no sabe o no quiere saber, que en el ciclismo, nadie es mas que nadie.

    Y no me refiero solo a los que en su tiempo fueron, son o serán profesionales.

Deja un comentario