“Franceses, ahora o nunca”

0
3
vistas

A cien kilómetros, por un mar de tachuelas y terreno verde aunque abrasado, tres ciclistas abordaban la fuga del día. Tres ciclistas, dos de ellos franceses: Delaplace y Lemoine. No llegaron, fueron arrasados por un pelotón que no  sabe rodar tranquilo. Quedaron en la nada, pero dieron color, protagonismo a sus colores y lanzaron un mensaje, el ciclismo francés está de vuelta. Tony Gallopin, quien no murió en la Planche des Belles Filles, asumió el relevo.  Sí que llegó, generoso él, incluso ahora que está marcado. Por suerte el ciclismo premia a los valientes. 

Enlace permanente de imagen incrustada

No hace mucho hablábamos de un cuarto de siglo y hoy estamos a puertas de los treinta años. Sí, en 1985 se produjo el último éxito francés en el Tour. Lo firmó Bernard Hinault porque en su equipo ataron en corto a Greg Lemond, posiblemente superior a su jefe ya en ese Tour. Desde entonces, el país vecino ha predicado en el desierto de los resultados. Dos ciclistas pisaron podio, en 1989 Laurent Fignon y el 1996 y 1997 Richard Virenque. La estadística habría sido más benévola si en esa crono de Versalles a París, Fignon no hubiera sucumbido.

Por medio quedaron varios ciclistas que fueron cuartos, a un paso del podio, pero fuera de él: Laurent Jalabert, Christophe Moreau y Thomas Voeckler. También se cuentan ediciones sin presencia en el top ten, sin casi victorias de etapa. Este ha sido el panorama, éste ha sido el retrato del ciclismo francés en el Tour, en su carrera, en la mejor carrera del mundo.

Pero no perdieron la fe. Si España hubiera pasado el paréntesis que Francia ha sufrido en el ciclismo, este deporte se habría borrado de la faz de la tierra. Si en los mejores años, con los éxitos más sonoros, el ciclismo sólo ha sido protagonista en días puntuales, y a veces por dopaje, qué no le habría pasado si los resultados deportivos no hubieran sido los que fueron. Sin embargo en el país vecino nunca se perdió el vínculo.

Y los resultados, mucho tiempo después, llegan ahora. Como reza la portada de L´ Equipe surgida de la Planche des Belles Filles el ciclismo francés está ante la oportunidad de dar el salto adelante, de cerrar el círculo de su renacimiento con esta generación realmente buena, que desplaza a los Chavanel, Casper, Fedrigo y compañía para hacerse con los premios mayores. No esconde el diario de cabecera la ausencia de Froome, Contador, Nairo y compañía, pero también son conscientes que el nivel de consagración de un buen Tour puede serles muy útil para cuando les toque enfrentarse a los cocos del pelotón.

Ahí está ese resquicio biker, Jean Christophe Péraud –por quien apostamos en nuestra previa- acompañando a un ciclista cuya trayectoria sencillamente nos encandila, hablamos del joven, jovencísimo Romain Bardet, que hace de la discreción su mayor ostentación. Y luego Thibaut Pinot, corredor con reminiscencias enológicas, que sorprendentemente ha debido superar todos sus miedos en los descensos este mismo invierno. Son varios, ahí, llamando a la puerta y Waren Barguil está en casa, quizá esperando que Dave Brailsford le escoja como ese francés con el que quiere ganar el Tour.

#fact La ventaja más pequeña jamás vista en el Tour fueron los ocho segundos que Lemond le tomó a Fignon hace 25 años. Tras 3300 kilómetros ese suspiro reventó las ilusiones del francés.

#àdemain Nueva jornada por una zona pestosa, llena de tachuelas y constantes trampas. La carrera aterriza en Saint Étienne, un lugar típico de segunda semana de Tour.

Imagen tomada de @ultimo__km

INFO

Ksix apuesta por la energía solar y crea la batería externa de carga solar con celdas solares SunPower de alta eficiencia y fabricadas en USA.

Ksix y Jose Antonio Hermida apuestan por la energía solar.

bat

Para los que aún no lo conozcáis, la batería externa de carga solar de Ksix de “4000mAh” es ideal para realizar todo tipo de deportes outdoor.

Utilícela para cargar su teléfono, tablets, GPS, y otros dispositivos electrónicos. Gracias al panel de carga solar, a su resistencia a salpicaduras, golpes y a su linterna Led, es un producto ideal para su uso en exteriores.

El smartphone se ha convertido en un elemento que ayuda a controlar la actividad física realizada en todo momento a través de apps específicas para cada deporte, gracias a la calidad, resistencia y fiabilidad de la “Solar PowerLive” podrás disfrutar de la naturaleza y disfrutar del sol sin quedarte sin batería.

Deja un comentario