Connect with us

Qué caro resulta ganar el Tour

Crhis Froome ganar Tour JoanSeguidor

Opinión ciclista

Qué caro resulta ganar el Tour

Qué caro resulta ganar el Tour

Tiempo de lectura:2 Minutos

Malos tiempos para quienes han logrado ganar el Tour

Hay un relato muy divulgado sobre un ciclista que consiguió ganar el Tour.

Fue Roger Walkowiak, uno de los campeones más tristes de la historia del ciclismo.

Como sabéis, su triunfo en el Tour se produjo contra todo pronóstico, por un escapada bidón y una suma de factores que le situaron de amarillo en París.

Acababa de ganar el Tour, y ahí empezó su condena.

Nunca más se volvería a ver en una igual. Aporreado por la prensa, la gente, el aficionado medio, dejó el ciclismo, maldiciendo el deporte en la que había tocado la cima que todos, mayores y menores, un día sueñan en conquistar

El Tour de Francia es la excelencia del ciclismo

 La historia de Walko es la de ganar el Tour sin quererlo

Con el paso de los años ganar el Tour era síntoma de vivir de rentas, ser tratado como un VIP de por vida y caer en el olimpo de las celebridades.

Para ganar el Tour por eso hay que pagar un peaje tan elevado que nosotros, simples mortales, no somos capaces de imaginar.

Peajes personales, profesionales y casi de ser humano, porque tienes que llevar tu persona, tu ser, tu cuerpo y a los tuyos, los que más te importan, al límite de lo exigible.

Hay un corredor que expresa como nadie el camino de espinas que se atraviesa para optar al Tour.

Sí, hablamos de Bradley Wiggins, que acabó tan colapsado ese verano de 2012 en el que dobló Tour y Juegos, que nunca más se le vio rendir a tal nivel. Nunca más quiso pagar esos peajes.

Se recluyó en sus vicios más mundanos, y confesables, la cerveza con los amigos, y nunca más volvió a Francia en julio. No al menos para situarse un dorsal en la espalda.

Lo que yo no tengo tan claro es que Wiggo imaginara que muchos años después de ganar la mejor carrera del mundo, estuviera realizando un segundo “Tour” por los medios para defender su inocencia sobre lo mucho que se está diciendo sobre él.

Wiggins tiene ahora mismo un dossier parlamentario que le acusa de doparse. No es cualquier cosa, incluso en el supuesto que el tema quedara ahí. Y ojo porque cuando hablamos de Wiggins lo hacemos de…

Eres nuestro mejor atleta olímpico, fuiste el primer británico en ganar el Tour de Francia, descrito como un tesoro nacional en el pasado, ¿sientes que todos esos logros y tu legado ha quedado permanentemente manchado por todo esto?

Así se dirigen a él en la entrevista que dio a la BBC

¿Qué tienen en común Wiggins, Froome y Walkowiak?

No le van mucho mejor las cosas a Chris Froome quien tuvo distancia y frialdad por parte de todos, y en especial de Tom Dumoulin, en los prolegómenos de la Tirreno-Adriático.

Tirreno-Adriático, la carrera azul

Hay un clamor que no es ni ciego ni sordo en el pelotón: no quieren a Froome compitiendo hasta que se resuelva lo suyo.

Chris Froome, ganador de cuatro Tours, no es un ciclista cualquiera, está señalado y los suyos cada vez más estigmatizados.

Hecho todo este preámbulo, podemos concluir que ganar el Tour no es cualquier cosa, pero que la historia en este ciclismo de caza de brujas no acaba con el maillot amarillo que te imponen con vistas a los Campos Elíseos, que ahí empieza una segunda carrera y un cruzar de dedos ante lo que pueda suceder.

Ganar el Tour es un privilegio que tiene espinas.

Lo ha sido siempre, pero especialmente desde hace más de dos décadas o si no mirad la suerte que han corrido la amplia mayoría de los titulares del amarillo.

Leyendo, viendo sus historias, podemos concluir lo caro que resulta ganar el Tour.

Imagen tomada del FB de la Tirreno-Adriático

INFO

La Émonda de Trek es aún más ligera 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio