Connect with us

Gante-Wevelgem, la contracrónica

Mundo Bicicleta

Gante-Wevelgem, la contracrónica

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

El hecho sorprendente lo llevó a cabo el ciclista italiano Luca Paolini, un rodador nato, con 38 años sobre sus espaldas, cuando tomó la  responsabilidad de evadir de un pequeño grupo integrado por otras cinco unidades cuando faltaban apenas 6 kilómetros y medio para cruzar la línea de llegada. Su ataque certero tuvo un feliz y merecido epílogo. Conquistó su triunfo en solitario como suelen hacer los valientes, aunque fuera con una mínima ventaja de 11 valiosos segundos de tiempo.

Da gusto resolver esa clase de papeletas de gran riesgo e imponerse a costa de un esfuerzo brutal y frente a unos perseguidores que no querían perdonar. Había una desigualdad de fuerzas, y, sin embargo, alcanzó premio el que puso más riesgo sobre el tapete.

Cambrils ZC, Gran fondo

Un tiempo infernal

La carrera fue extremadamente dura, extenuante. Los ciclistas participantes debieron enfrentarse con tres obstáculos muy comunes en esa clase de pruebas que se desarrollan en Bélgica. Hay que enfrentarse a los elementos dominantes por tradición: el viento, la lluvia y los adoquines. Adicionando por si fuera poco las nueve cuestas que se distribuyen en su itinerario. La última de las cuales se erige a 34 kilómetros de la llegada. Allí tomó cuerpo la carrera y su posterior decisión.

Digamos como inciso que esta competición que hoy nos ocupa se sitúa en una serie de clásicas celebrándose por tierras flamencas estas semanas. Esperemos que el tiempo cambie de rumbo y que los acontecimientos se desarrollen bajo unas mejores condiciones climatológicas.

Los hechos que marcaron la contienda

La carrera deambuló en su primera parte con cierta precaución. No valía la pena echar pólvora en salvas bajo la amenaza de un cielo tormentoso. Es verdad que los concurrentes no podían permanecer toda la jornada en inactivo o entre bastidores. Alguien debía romper las hostilidades como así sucedió. De inicio se  formó  automáticamente en vanguardia un denso grupo de corredores que con el pasar de los kilómetros fue disminuyendo paulatinamente de contenido. Finalmente quedaron al mando siete animosos componentes que lo integraban los belgas Vandenbergh, Debusschere, Roelandts, muchos kilómetros por delante, y Vanmarcke, el italiano Paolini, quien salió un poco más tarde y engarzó solo, el holandés Terpstra y el británico Thomas, y tratando de reaccionar entre dos aguas desde atrás el transalpino Oss, que hacía su juego en solitario. El grueso del pelotón ya pedaleaba un tanto perdido oscilando con una desventaja de seis minutos ya no recuperables con respecto a la cabeza.

La valentía de Paolini

Faltando 6 kilómetros y medio para la meta de Wevelgem, Paolini probó fortuna con un lance individual y que parecía a todas luces alocado. Cobró pronto una corta ventaja, manteniendo una ligera diferencia de segundos en más y en menos a su favor. La gran incógnita era saber si sería neutralizada su impertinencia ¡valga la palabra! Atrás se veía que nadie osaba a poner la carne sobre el asador. Las iniciativas muchas veces matan. Los esfuerzos por parte de los perseguidores eran discontinuos como el artista que maneja el acordeón. En fin, que no surgía acuerdo entre los perseguidores. Luca Paolini, ante el mal entendimiento de sus acosadores, se adjudicó la 77ª edición de este clásica de postín sobre el holandés Terpstra (2º), el británico Thomas (3º), y los belgas Vandenbergh (4º), Debusschere (5º) y Vanmarcke (6º). Hicieron su entrada con algunos segundos de lastre, de retraso.

El veterano Paolini nació en la ciudad de Milán. Es ciclista profesional desde el año 2000 y actualmente pertenece a las filas del equipo Team Katusha, radicado en Ginebra (Suiza). Su altura es de un metro con 74 y su peso es más bien liviano: son 66 kilogramos. Por encima de todo es un buen rodador.

Destaca su tercer puesto en el campeonato del Mundo de fondo en carretera en el año 2004, celebrado en Verona, en donde conquistó la camiseta de arco iris precisamente nuestro compatriota Óscar Freire, que superó al germano Erik Zabel.

Alguna curiosidad a retener

Bélgica hasta la fecha actual ha conquistado 48 triunfos. Nadie en verdad le hace sombra. Italia le sigue ahora con 7, una cifra ya alejada. A continuación debemos hacer mención de los Países Bajos, con 5, y Francia y Alemania, con 3 por nación. En tierras belgas no es fácil el ganar en su campo de batalla. Es un feudo que juzgamos casi  invulnerable.

Quisiéramos decir como colofón final, que esta clásica Gante-Wevelgem, han registrado sus apellidos en el casillero de honor, con tres triunfos por cabeza -cota máxima- los siguientes atletas del pedal. Veamos: los belgas Van Eenaeme (1936-1937-1945), Van Looy (1956- 1957-1962), Merckx (1967-1970-1973) y Boonen (2004-2011-2012), y, en representación de la legión extranjera, encontramos al italiano Cipollini (1992-1993-2002). Entresacamos, además, que España no se siente propicia en esta prueba, aunque cabe señalar la victoria del cántabro Óscar Freire, en el año 2008, y su tercer lugar (2007).

Son datos que valen la pena retener dentro de nuestra memoria, memoria que gira alrededor del deporte de la bicicleta.

Por Gerardo  Fuster

Foto tomada de Facebook de Gante-Wevelgem

INFO

La gorra de Lucky Bästerds para primavera/verano

12

Ideal para usar debajo del casco. Es una gorra muy ligera que absorbe el sudor pero a la vez muy transpirable debajo del casco para mantenerte fresco. El material que utilizamos hace con que sea muy cómoda de utilizar. Confeccionadas a mano, en Barcelona.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
1 Comment

1 Comment

  1. Carolina

    30 de marzo, 2015 at 16:07

    La carrera fue una pasada, ganó quien tuvo fuerzas para arriesgar en el último momento.
    Leo asiduamente este cuaderno y quería felicitar sus comentarios, muy acertados como los de su creador.

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio