Connect with us

El envidiable sentido de equipo del Garmin

Opinión ciclista

El envidiable sentido de equipo del Garmin

Hace una semana hacíamos valoraciones muy positivas respecto a la actitud colectiva que mueve el Orica. Incluso creo recordar, así, sin mirarlo, que citamos la acción colectiva que Garmin sabe desplegar en sus mejores días para hablar de los australianos. Pues bien, dicho esto, y sosteniendo lo que muchas veces comentamos meses atrás, podemos asegurar que a Garmin le podemos criticar por mil cosas, por su ambigua política frente al dopaje, por estar regido por quien está regido, por tener a ciclistas que en otros lugares –como por ejemplo España- ya no estarían ejerciendo,… no estamos en disposición de que el equipo azul es de los pocos que trabaja con esa vocación de grupo que muy pocos están en disposición de ofrecer.

Miremos por ejemplo a Daniel Martin ¿qué vemos? Un corredor que en apariencia parece un cacho de pan –digo esto pues no le conozco en persona- con raíces eminentemente ciclistas, es sobrino de Stephen y primo de Nicolas Roche, pero con muy poca gracia para el pedaleo y desprovisto de toda clase sobre una bicicleta.

Sin embargo Dan Marin acumula este año cuatro triunfos, a saber cuáles: etapa y general en la Volta a Catalunya, Lieja-Bastogne-Lieja y etapa en el Tour de Francia. En todos esos exitos, impensables para este corredor hace tan sólo cuatro meses, el equipo, su equipo, sí ese grupito que entrena por Girona, ha tenido muchísimo que ver. No olvidemos la ofensiva casi total camino de Port Ainé ni la impagable labor de desgaste de Ryder Hesjedal cerca de Lieja.

El domingo, mientras el pelotón cruzaba cimas y abordaba posteriores bajadas, pocas veces vimos que la cabeza de carrera no tuviera un Garmin. La suya fue una labor menos lúcida que la de Movistar pero cien veces más recompensada, pues al final se llevaron su etapa, y en los Pirineos, nada menos.

A todo ello se añade, la humildad sobrevenida en parte de sus mejores hombres. Habiendo estado entre los mejores en 2008 a Christian Vanvedelde no se le cayeron los anillos para ayudar a Bradley Wiggins en su conquista del cuarto puesto al año siguiente. La pasada temporada, impagable fue la labor de Vandevelde en el Giro a favor de Hesjedal, como impagable ha sido el desgaste de éste por Martin en sus mejores éxitos de la presente campaña.

Sabemos del doble rasero de Jonathan Vaughters y de las gilipolleces que suelta David Millar, algunas plasmadas en un libro que rompe ventas quizá por contar una verdad a medias, pero no podemos omitir que los norteamericanos son maestros de la pizarra y como los del Orica, expertos en sacar el mejor rendimiento a equipos en apariencia menores a otros, como por ejemplo el BMC o Radio Shack, cuadros que si ganan lo hacen por inercia, calidad de talonario y empuje individual.

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión ciclista

Inicio