Gianni Moscon no conoce su techo

0
200
vistas

23 años, pero Gianni Moscon ya impresiona

El mundial de crono en Bergen hay que admitir que dejó varias imágenes y alguna impresión sobre el que ha sido el título con más cracks en concurso que recordamos. Antes de entrar en acción los que al final pisaron el podio, nos llamó la atención la concurrencia de tres corredores Moscon-Kiryienka-Oliveira que se quedaron en el pañuelo, el suspiro de un segundo.

De los tres nos llamó la atención Gianni Moscon, no es la primera vez que lo consigue, como en casi todo lo que hace. Subió acoplado una revirada ascensión final a su cabra, como quien surca rectas. Moscon apareció en el empedrado anterior a esa cota final dándole unos pistonazos a los pedales, que nos hizo padecer por la salud de la máquina y sus piezas.

Gianni Moscon es desde luego uno de los nombres del epílogo de la campaña. Lo suele ser todo el año, pero creo que el gran público ha sabido de él estos días, en especial en ese de Andorra en el que emergió para ponerle orden en el grupo a Chris Froome.

Ojo porque hablamos de un corredor que nació en primavera de 1994 cuando el ciclismo italiano vivía, en parte, de la clase y categoría de Gianni Bugno, el ciclista al que muchos le comparan. Aunque las comparaciones son elogiosas, sinceramente, Moscon me parece un diamante en bruto, en todas sus acepciones. Incluso a veces hasta demasiado bruto, un saludo a Kevin Reza.

Sólo cabe mirarle pedalear por Bergen, disputando un mundial contra el crono a donde va como garante del título italiano como tirando de Froome en la Vuelta o disputando con los mejores Roubaix. Ojo, atención, porque esto no es común ni muy normal, en este ciclismo de bloques y super especialización.

No hay vuelta de hoja, estamos ante un super clase, un talento cuya dimensión nadie sabe marcar ahora mismo. Y atención con lo que pueda hacer en el Mundial de fondo, el domingo. No es un ganador nato, aún, tiene el Artic Race y poco más, pero hay hechuras, maneras de ciclista grande, importante, de enjundia.

¿El problema de Moscon? Que es bueno en todo, pero aún no es el mejor en nada y eso es un lastre. El ejemplo lo tiene en su propio equipo con Geraint Thomas, un ciclista de primer orden, sobresaliente, que juega en todos los terrenos pero no acaba de plasmar, ni siquiera en las grandes vueltas en las que cree que puede acabar triunfando.

Moscon está a tiempo, tiene toda la vida deportiva para elegir qué camino le conviene, él sabrá qué es lo mejor, pero un anhelo, verle en Roubaix, motiva.

Imagen tomada del Team Sky

INFO

Mirad cómo nace una empresa de barritas energéticas

Publicidad

Deja un comentario