Connect with us

Giro: El día que Chris Froome cambió “su” historia

Opinión ciclista

Giro: El día que Chris Froome cambió “su” historia

Giro: El día que Chris Froome cambió “su” historia

Castelli_AGO-2-TOT
Tiempo de lectura:2 Minutos

Chris Froome nos obsequia con la mejor etapa de ciclismo en años

Si las televisiones esta tarde de viernes de un mayo que es reticente a recibir el calor se estropearan y nos mostraran el Giro en blanco y negro, a Chris Froome trepando a mil por hora una eternidad de meta, no cabría ni lamento ni extrañeza.

El ciclismo es épica, dureza, sacrificio, apuestas imposibles, cimas imposibles, momentos inolvidables, que se marcan en la retina y recordamos por siempre.

Como Claudio Chiapucci desafió los elementos y a Miguel Indurain.

Como Marco Pantani remontando en el Galibier.

Son días, imperecederos, días no caben en lo convencional. Días que sólo pueden firmar campeones ajenos al tiempo.

Chris Froome y la eternidad

Adujimos hace un par de días que en los escenarios que podían agitar el Giro podíamos ver a Chris Froome jugando a la épica.

Así ha sido.

Ochenta kilómetros, desde las primeras nieves del Finestre, en el acceso del tramo de tierra, Chris Froome ha cambiado todo.

Ha cambiado nuestra percepción sobre él, ciclista entre algodones, protegido, con todo medido y calculado.

Ha cambiado el Giro, de arriba abajo, propinando uno de los golpes más increíbles que nos ha dado este deporte.

Firmando la que será posiblemente la Jornada Ciclista del año.

Cuando Chris Froome puso al Sky en completo orden (Puccio, De la Cruz y Elissonde) en el pie de Finestre propuso un duelo imposible.

Tiró la baraja en la mesa, y jugó una fortuna, toda su fortuna, sobre ella.

Atacar a 75 de meta, jugar, como dijimos a la épica, era la única opción para llevarse lo que Chris Foome vino a buscar a Italia.

Froome no quería el Zoncolan, no quería un podio, ni una plaza de honor…

Chris Froome quería el Giro

Una ataque memorable, sin opción a SRM, ni excels,…

Un ataque abriendo el corazón a las sensaciones y el convencimiento.

Un convencimiento que puso contra las cuerdas a todos y todo.

El top ten del viernes nada tuvo que ver con el del jueves.

Al salvaje hundimiento de Simon Yates, sin entrar en la zona decisiva de Finestre, a las explosiones de Pozzovivo, Dennis, Bilbao y un largo etcétera de corredores que al menos podrán decir: yo estuve ahí.

Una jornada enorme, planteada de uno a uno a tres horas de llegar a meta.

Una jornada que nos recuerda que hasta Roma, hay Giro.

Giro de Italia - Finestre Chris Froome JoanSeguidor

Chris Froome, siempre en cuestión

Y sí, en el ciclismo es todo tan efímero que conviene vivir el presente, disfrutar las sensaciones, alarmarse con el vértigo del paisaje.

Nosotros dijimos al principio del Giro, hace tres semanas, que Chris Froome, a la vista de lo alto que había puesto su tolerancia cero con el dopaje, no debería tomar la salida.

Giro: Chris Froome ante el espejo

Y no por nada, porque lo suyo no está fallado, principalmente porque él sería el primero que hubiera criticado a otro haciendo lo mismo que él.

Pero una vez que está en carrera, que nos quiten lo bailado, ni Landis, ni hostias, Chris Froome ha jugado a lo grande y ha ganado a lo grande.

Lo ha ganado sobre la carretera, incluso sobre la tierra de Finestre, lo que está sujeto a juicio de un jurado sobre su positivo, o resultado adverso, en la Vuelta a España.

Sabía a lo que venía, es consciente que le pueden despojar de la maglia, pero… esto es el ciclismo desde hace unos años. Todo está sujeto a no sé qué.

Ah, y sólo un puñado de segundos en el duelo que anhelábamos, el Froome vs Dumoulin.

Imágenes tomadas de FB de Giro d´ Italia

INFO

Las llantas ERC by DT Swiss son para rodar y rodar…

 

 

Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio