Connect with us

Chris Froome y las contradicciones que genera

Chris Froome - Giro de Italia JoanSeguidor

Chris Froome

Chris Froome y las contradicciones que genera

Chris Froome y las contradicciones que genera

Castelli_AGO-2-TOT
Tiempo de lectura:2 Minutos

En el Zoncolan, Chris Froome se agarra al Giro de Italia

Cualquier aspirante al Giro de Italia sabe que en el Monte Zoncolan, el balcón de Friuli, hay palabras gruesas. Chris Froome lo sabe, Simon Yates y Tom Dumoulin, también.

Cito a estos tres, porque a ocho días y siete etapas efectivas del final del Giro de Italia tengo la impresión que aquí puede estar el podio.

¿El orden?

Pues mucho me temo que habrá relevo en el ciclismo británico Yates por Froome, como cuando Nairo por Uran, mientras que Tom Dumoulin es un ciclista que hace justicia a su tamaño, es enorme en todos los sentidos.

Froome, con una X

Pero permitidnos, en el fragor de la euforia de volver a ver el molinillo triunfar, centrarnos en Chris Froome.

No le dimos por muerto, pero sí en el límite, tan en el umbral, que si fuera “Star Wars” hablaríamos del borde exterior,

Pero Froome bebe de fuentes ajenas a la mayoría.

Y no penséis mal, nos conocemos.

Chris Froome es cuatro veces ganador del Tour, y hasta que la justicia deportiva diga lo contrario, de una Vuelta a España.

Y eso marca, tiene que marcar.

Lo que no era normal es ver a un ciclista de este tamaño sufrir así, descolgado, caído, sufriendo en los giros, en los repechos.

Torpe sobre el asfalto mojado, escurridizo en el ensayo de una crono.

Eso no era lo normal, y fue tantas la veces que le vimos en apuros que pensamos que estaba con pie y medio fuera.

Pero Froome no pasa por este via crucis, no traga sapos en etapas sobre el papel intrascendentes para dejarse ir.

Si sigue en carrera es porque tiene algo que decir.

Y lo ha dicho.

Giro de Italia - Monte Zoncolan JoanSeguidor

Wouter Poels abrió la lata, y Froome se fue, sentado, pedaleando a mil ciclos por minuto, como a cámara rápida.

Froome se mete en carrera, a tres minutos de los primeros, está claro que no lo tiene sencillo, pero ojo, tiene qué decir, y sobre todo qué resolver,.

No se va a tragar tres semanas de competición, arriesgando un posible quinto Tour, si le dejaran correr, para nada.

Quiere ser protagonista y lo que es peor para los que tiene delante, a alguno le hará perder el Giro.

Un cuatro veces ganador del Tour no es uno más. Mirad la reacción de Simon Yates en la calle central de Osimo cuando le vio flaquear: lo hizo saltar todo por los aires porque cualquier segundo es clave contra el líder del Team Sky.

Lo es cualquier segundo, cuanto sí más los nueve u ocho que perdió en el Zoncolan, poco sobre el papel, mucho en lo simbólico.

Yates se supo más fuerte y casi seguro cazador de su compatriota, pero le faltaron metros. Eso marca, porque no te lo hace un don nadie, te lo hace Chris Froome.

Un día, antes del Giro, dijimos que Froome no debería haber tomado la salida en la carrera con el reguero de acusaciones que sembraba por el camino, acusaciones, insinuaciones y lo que es peor rumores de todo tipo e índole.

Sin embargo él ha insistido. Al menos ha servido para algo: para renovar nuestro cariño por un ciclista que está en el ojo de huracán desde que pisó la élite.

No sé si Froome irá a más o no, su actitud es loable, al menos prefiere una retirada honrosa y dar la nota a pasar con pena y discreción.

Froome, como cualquier otro campeón, sabe que no está en liza para pasar sin más y eso que nos llevamos.

Imagen tomada del FB de Giro d´ Italia

INFO

Gobik JoanSeguidor

La colección de verano por Gobik

Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Chris Froome

Patrocinado

Inicio