Connect with us

El Giro más histórico

Opinión ciclista

El Giro más histórico

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Queda la presentación, la aparición estelar de Froome, el recorrido y los matices sobre el nombre de la salida. Queda la sensación de que el Giro de Italia sigue su camino, “a su manera” como diría el cantante, moviéndose en el alambre de lo que le conviene a él y conviene a otros, a esas figuras que optar a llevarse el trofeo “sin fin”, en espiral.

Queda un recorrido como decimos que como no podía ser otra manera, nos gusta. Un Giro redondo, un Giro “santo”, de Jerusalén, ni este ni oeste, Jerusalén en toda su extensión, como advierte el gobierno del lugar, al Coliseo, el sitio que cristianizaron con una cruz para no servir de cantera para las iglesias romanas: cuánta historia hay en esta porción del mapamundi, tanta que lo que pase en 21 días de mayo es una frivolidad.

Endura LDB Di17

Pero no confundamos, esto es ciclismo. Si el Giro tuviera algo criticable sería la crono, algo corta para nuestro gusto, en las inmediaciones de Trento y tras el día de descanso, sospechosamente similar a la que se desarrolló en Logroño, similar a la que le dio la Vuelta a Froome.

Pero la cosa no está sencilla, ni para el inglés que espera no “hacer un Wiggins” ni para nadie. Cuando el Giro vuelva de Israel pisará terreno clásico y volcanes, como el Etna, cuya subida, se vio este año, tiene mucho de paisajístico, pero poco de decisión, aunque como me dirían los entendidos, todo suma, todo pesa a la larga.

Etna, más Apeninos, Gran Sasso y Montevergine di Mercogliano, son los primeros fltros, primera semana de una carrera que no sé por qué me da, va a tener llenazo de estrellas.

El Zoncolan, la cima de Igor Anton, pero también de Michael Rogers y aquel imbécil que tiró al rival que iba escapado con el australiano, es el hito de lo Dolomitas, descafeinados a nuestro entender, Mortirolos, Stelvios, Pordois ni Gavias.

Los Alpes vienen tras la crono, de sólo 34 kilómetros y digo sólo porque con Dumoulin vimos lo importante que es poner una buena crono, larga y consistente para luego obligar a los escaladores.

Y los Alpes vienen con Prato Nevoso, lugar en negro para Egoi Martínez, cuando Simon Gerrans le sorteó un triunfo que no hubo forma de disputarle, a pesar de “ir fundido”. Con Jafferau, en una jornada tremenda con el icónico Finestre, donde Savoldelli y Contador salvaron los muebles, y Sestriere.

Con Cervinia, en el limbo con Suiza, un lugar concurrido como la Piazza del Popolo, simetría romana para dar la salida a la última etapa de un Giro que puede pasar a la historia por mil motivos, pero principalmente por que un inglés decidió arriesgar su quinto Tour por una aventura de esas que marcan para siempre.

Imagen tomada de FB de Giro d´ Italia

INFO

Bkool sigue con su “cyber week”

 

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio