#GiroPost El nuevo ciclismo aprende en el Giro

0
4
vistas

El Giro de Italia siempre ha sido una carrera propicia para ciclistas latinoamericanos. El año pasado Rigoberto Uran, esta edición con todas las opciones del mundo, fue segundo tras Nibali. Años antes ciclistas colombianos hicieron las delicias de esta preciosa carrera. Recordamos al jardinerito Herrera y aquel superclase llamado Oliverio Rincón. Este año colombianos son un regimiento en Italia, al mentado Uran, le siguen Nairo Quintana, para mí claro candidato a pesar del retraso en la general,  y Julián Arredondo, que por desgracia no ganó la primera etapa seria de montaña, pero todo se andará.

Publicidad

Pero el Giro, al margen de colombianos, siempre ha tratado bien a corredores venidos del centro y del cono sur. Habitual ha sido Pérez Cuapio, mexicano con buen palmarés en esta carrera, así como el venezolano Leonardo Sierra, ese ciclista que se presentó descendiendo de forma desastrosa el Mortirolo por su vertiente complicada, o su compatriota José Rujano, quien hace tres años ganara una etapa escapado con Alberto Contador. Todos los mentados tienen una cosa en común: no se les conoce palmarés fuera del Giro.

Este año, al margen de Andrey Amador, costarricense y ganador de una etapa hace dos años, se produjo un singular hecho, el debut del mejor panameño, Ramon Carretero, apellido ilustre por ser el de un multiganador de etapas de la Vuelta a España allá por los treinta y cuarenta. Carretero abrió el capítulo de Panamá en la grande italiana y su episodio ha durado siete etapas, hasta el kilómetro 88 de la jornada de este viernes.

No ha sido sencillo el debut de este ciclista que hace dos años corrió en el Movistar colombiano y estas dos últimas temporadas se vio en las lides del Vini Fantini, este año Neri Scottoli. Como narran en la prensa de su país, los cambios de temperatura, añadidos a una dureza sin igual, le han hecho naufragar al punto de quedarse fuera de carrera con muy pocos días de competición. Este corredor centroamericano abandonó el mismo día que un campeón olímpico como Brett Lancaster demostrando que el ciclismo panameño está a años luz del europeo. De cualquiera de las maneras, Carretero es ya todo un personaje en su país y ha abierto el camino a invertir en este deporte por esas latitudes, aspecto que se considera clave, pues según advierten sólo los adinerados pueden atreverse con la bicicleta en Panamá. Siempre hubo clases y clases.

Carretero goza de un gran palmarés doméstico con títulos varios en disciplinas diversas. Este ciclista nació el año que Greg Lemond ganó su tercer Tour y espera seguir creciendo. A día de hoy es la opción más obvia del país atravesado por un famoso canal para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El ciclismo, cada vez más global, es cuestión de voluntades, en su mano está invertir. Esperemos que Panamá no dejé en este renglón su historia con el ciclismo de más alto rango.

Foto tomada de www.rpctv.com

Deja un comentario