La batalla de las Temópilas del Grappa

0
144
vistas

En una bella plaza de Bassano di Grappa, el lugar de donde surge esa fortísima bebida que limpia espíritu y abrasa esófago, con el monolito y el león veneciano recordando que este sitio fue conquista de mercaderes y comerciantes arranca la escalada del Monte Grappa, la última gran colina de este Giro.

No es éste un sitio más en el raso paisaje del Véneto que rompe en los vecinos Dolomitas. El Monte Grappa es un amasijo de heridas, zanjas y trincheras, como las de Verdun, pues aquí perecieron miles de soldados italianos conteniendo el empuje de las tropas de los imperios centrales en la primera Guerra Mundial. Si el Stelvio fue un coloso zanjado para unir Italia con el corazón europeo, un puerto imperial, el Grappa fue un tapón al avance germánico sobre la bota itálica.

Le llamaron las “Termópilas del Grappa”, un sitio donde yace un enorme osario de 22.000 esqueletos que en su día vistieron los uniformes militares del rey Víctor Manuel, cuando Italia se desangró en la feroz defensa de su territorio frente a quienes, paradójicamente, fueron sus aliados en la siguiente guerra mundial.

La subida al Grappa abre la veda a la parte final de este Giro y la lucha se presume interesante. Un sitio sembrado de cicatrices bélicas para albergar una guerra moderna, de bicicletas y colombianos, la estirpe que ahora domina este deporte. Si Antonio Canova, si Andrea Palladio vieran lo que acontece, seguramente encontrarían en la relajada armonía de Nairo sobre su bicicleta el modelo e inspiración a su más soñados bocetos.

Imagen tomada de Bike comes first

INFO

Conoce los puertos de Somiedo… una clásica íntima por los preciosos parajes asturianos

Deja un comentario