#GiroPost: La merienda australiana

1
10
vistas

Montecassino fue la línea de contención nazi en la invasión aliada por el sur italiano. Terreno agreste combinado hermosos valles de largas, rectas y nada torcidas carreteras. Una prolongación casi tectónica del bello norte mallorquín, con quien seguramente compartirá materiales, pierdas y flora. Un lugar así, con tales antecedentes, encienden el espíritu de lo imposible, la esencia del peligro. A pesar de estar en la primera semana del Giro, se presumían cosas interesantes. Y las hubo.

Hay leyes, muchas, en el pelotón, el microclima amorfo y alargado que surca Italia, ahora de sur a norte. Reglas impresas que por ejemplo no impiden el “tras coche” que sirvió a Nacer Bouhanni reintegrarse al pelotón el día que ganó en Bari. Reglas no escritas sujetas al momento, a quien las interprete y cómo las ejecute.

La llegada a Montecassino ha abierto la sempiterna pregunta: ¿Hay que esperar a los damnificados de una caída masiva? Hay situaciones y situaciones. La de este jueves se puede interpretar de muchas maneras pero en esencia diría que Cadel Evans hizo lo que tenía que hacer. Michael Matthews hizo lo que tenía que hacer. El BMC hizo lo que tenía que hacer. Todo lo demás es sembrar una ética falsa y poliédrica que no conduce más que a confundir al personal.

Escuché y leí que si este Giro lo gana Evans no le puede saber igual que si no se hubiera producido una caída que demuestra que por el sur italiano se necesita remozar el asfalto pues cuando llueve le emergen todas las carencias y peligros. Es como ciclar sobre un pastel de nata. Decir eso de un hipotético triunfo de Evans  es como pensar que Alejandro Valverde no debería estar satisfecho de la Vuelta a España que ganó porque a Cadel Evans el coche neutro tardó en atenderle una eternidad cuando tuvo su avería en Monachil. Aquello como esto fue circunstancia de carrera y como vemos un día benefician a unos y al siguiente a otros.

Luego podremos pensar que fue elegante o no. Eso es otra cosa. Yo creo que BMC no estaba tirando, quizá me equivoque, cuando se produjo el corte. Lo que sí está claro es que si no tiraban poco les faltaba, porque producida la criba, quedaron casi todos arriba. En estas caídas ir delante te quita números de salir perjudicado si bien no te blinda al peligro. Sea como fuere pillar a Evans en una de estas es muy complicado. A pesar de todas las carencias físicas que le veamos, el australiano es un ciclista con una exquisita técnica sobre la bicicleta y ahí donde los demás no son capaces ni de mantenerse de pie, él desliza con facilidad y gracia.

Resulta por eso curioso ver cómo el líder, otro australiano para cerrar el círculo, calmó los ánimos por la peligrosidad del circuito de Bari y en Montecassino fue encendido hasta meta. Hubo peligro entonces, pero no ahora. El doble rasero es interesante. No desespere seguro que le tocará estar en el otro lado, entonces posiblemente se dé cuenta de su incoherencia. En el otro lado han estado muchos. Principalmente Purito, que todas las caídas que ha esquivado estos años en la cima le vienen ahora una tras otra obligándole al abandono, y Nicolas Roche, síntoma paradójico de este ciclismo irlandés en tan buena forma y tan desgraciado a la vez.

Con todo Scarponi, Nairo y sobretodo Uran siguen en la pomada. Queda mucho, un mundo, y sinceramente no creo que la renta de Cadel Evans sea definitiva, más cuando al sobrio canguro se le conocen malos días. Pero  el margen se estrecha y los errores en lo sucesivo sí pueden ser decisivos.

Imagen tomada de Facebook de Giro de Italia

INFO

PINARELLO ESPAÑA comercializará el nuevo modelo de casco INFINITY en el mes de junio de 2014. 

El fabricante italiano de cascos KASK, en colaboración con el Team Sky, ha desarrollado un innovador y revolucionario casco de carretera, el modelo INFINITY, un casco de alto rendimiento que garantiza una ventilación y aerodinámica totalmente perfectas.

1 (2)

El casco INFINITY, es el pionero de una nueva categoría casco. Combina las ventajas aerodinámicas de los cascos totalmente cerrados que el Team Sky utiliza en los sprints o en las cronos, y es además un casco totalmente ventilado que garantiza una refrigeración óptima a altas temperaturas, durante ascensos de montaña, o en las etapas en ruta.

El INFINITY es el primer casco de bicicleta que permite al ciclista cerrar las rejillas de ventilación para obtener el máximo rendimiento aerodinámico, o abrirlas completamente para una óptima ventilación y refrigeración, y todo de forma fácil y rápida desde la posición del sillín sin tener que ponerse en peligro al hacerlo.

El INFINITY nace desde el mismo concepto que el BAMBINO, con un perfil totalmente redondeado sin bordes afilados ni ángulos que aseguran un flujo de aire limpio alrededor del casco.

Incluso cuando las rejillas de aireación del casco están totalmente cerradas, un alto grado de ventilación está garantizado gracias a un par de orificios frontales que hacen que el aire entre en el casco desde la parte frontal y siga a través de los canales internos de refrigeración hasta las salidas de escape traseras. Las salidas de escape traseras están siempre abiertas, por lo que el aire caliente sale libremente en todo momento con independencia de la situación del aireador.

En la parte superior también se refuerza la seguridad, con una subestructura interna que incrementa la protección para mantener la integridad del casco en el caso de un impacto.

Con este sistema, aerodinámica y ventilación están optimizados. Incluso el rendimiento aerodinámico mejora gracias a un rebaje lateral con el que cuenta el casco y al que se ha llegado después de extensas investigaciones y pruebas, que rompe el flujo de aire, de tal forma que el aire que pasa se pega a la superficie del casco en lugar de crear turbulencias descendiendo por la espalda.

 

Disponible en dos tamaños, M: 48-58 cm y L: 59-62 cm.

Dos colores, Blanco y Negro-Rojo.

Peso: 270 gr (Talla M)

 

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Cada cual hace su carrera, no se debe esperar.La carretera pone a cada uno en su sitio. Lo siento mucho por todos… en especial por Joaquín Rodríguez…

Deja un comentario