Un grano llamado Sergio Henao

0
17
vistas

La temporada va razonablemente bien para el Team Sky, acaban de lograr su primer monumento, algo que les ha llevado más de seis años, y ahora apuntan al Giro de Italia con un ciclista como Mikel Landa, que anda ávido de liderazgos y responsabilidad. Al margen de otros triunfos, la escuadra británica estaba también satisfecha de la vuelta al redil de Sergio Henao, el fino escalador colombiano que, oh sorpresa, está caído del tren del WT porque sus valores no acaban de convencer a los adalides del ciclismo limpio.

Veamos porque la historia tiene miga, lo que pasó hace dos años viene en segundo capítulo con el mismo ciclista y la misma historia. Es un día de la marmota pero vestida de Sky, es decir de “ganancia marginal”: nosotros tenemos un ciclista que no hace pitar las máquinas, aunque las pone calientes, y le apartamos, le cobijamos porque creemos en él y sus circunstancias. Lo que en otro equipo habría supuesto la expulsión inmediata, con Henao se matiza, no vaya a ser que la mácula de Brailsdord se vea corrompida.

Hace dos años Henao presentó valores anómalos, se dijo que era por su residencia el altitud, allá en su país, como si no hubiera otros colombianos con la misma problemática y nunca han dado que hablar. Se dijo también que al ciclista se le haría un estudio en profundidad y un seguimiento. Se dijo que ambas cosas se harían públicas a su debido momento.

A día de hoy no hay nada de aquello, ni de aquel estudio ni del seguimiento. La escurridiza memoria del aficionado juega a su favor hasta que, pam, vuelven a apartar al ciclista. Poco claro todo y muy alejado de las teorías de limpieza extrema que el equipo se precia de aplicar.

Henao, por cierto, protagonizó una curiosa llegada hace tres años en la Vuelta al País Vasco con Carlos Betancur, llegaron apoyados el uno en el otro al final de una cuesta habitual por esos parajes. Betancur ha sido curiosamente protagonista estos días, primero en Castilla y León y luego con un estelar papel en la Lieja. Le llaman “bananito” y viéndole delante de esa manera habrá que acostumbrarse al “ciclismo con papada”.

No es tan raro, Mikel Landa ganó en Euskadi luciendo prominentes mofletes, igual es lo último en ganancias marginales, ese rollo que un día se nos vendió como la panacea y que vemos que no evita que el Team Sky acabe teniendo los mismos problemas que cualquier hijo de vecino.

Imagen tomada de www.ciclo21.com

INFO

Viste guapa tu bici

Deja un comentario